lunes. 04.07.2022
Suceso

Roban en Albares a una emprendedora rural las 52 piezas de todo su colmenar

El presidente de la Asociación de Apicultores asegura que se han disparado por tres los hurtos
José Manuel Blanco y Javier Morán, en imagen de archivo, en la puesta en marcha de un colmenar experimental en Priaranza. L. DE LA MATA

A la desgracia de la pandemia se le ha unido la desgracia económica tras perder una de sus fuentes de ingresos. Una emprendedora del medio rural del Bierzo, que hace apenas un par de años puso en marcha un colmenar, ha sido víctima del robo de sus 52 colmenas. Ha perdido y le ha desaparecido el colmenar entero. Nada que recuperar, porque se ha quedado de la noche a la manaña sin nada.

El robo se produjo el pasado jueves, en jornada festiva, el de la celebración del Día de Castilla y León. Las colmenas las tenía y atendía en la localidad berciana de Albares de la Ribera.

Se da la circunstancia que la apicultora afectada solía acudir de manera muy frecuente a cuidar su colmenar. De hecho, el día anterior de comprobar cómo le robaron todas sus colmenas, estuvo en el colmenar de Albares para realizar tareas de cuidado y mantenimiento.

Los panales interiores y las colmenas llevaban registrada la identidad del dueño

A primera hora de la tarde del mismo día festivo, la mujer presentó denuncia por el robo y ya está investigando y trabajando sobre el tema la Guardia Civil de la zona, encargada del caso.

En principio, el presidente de la Asociación Leonesa de Apicultores, Javier Morán, con el que ayer habló este periódico, asegura que tienen la sospecha de que quien robo las 52 colmenas lo hizo para revenderlas, no para robar las abejas y llevarlas a un colmenar propio. Y eso, porque se llevaron las abejas y todo el material donde residían.

PANALES SELLADOS A FUEGO

Esto significa que el ladrón o ladrones contaban con medios importantes para llevarse de una tacada 52 colmenas, que como es sabido no entran en una furgoneta cualquiera de pequeñas o incluso grandes dimensiones. Y más con las abejas dentro.

En principio, y a expensas de que avancen las investigaciones, si no están cerca, lo que más se cree es que las hayan podido sacar fuera de la comarca, incluso fuera de la comunidad. Y ello porque ahora mismo muchos apicultores que hacen la trashumancia de sus colmenas se están moviendo de unas regiones a otras y es más fácil evadir los controles de la Guardia Civil de Tráfico.

Un detalle importante, según comentaba ayer el apicultores y presidente de este gremio en la provincia de León es que los panales o celdillas donde hacen acopio de la miel las abejas llevaban el sello quemado, con el registro del propietario. Algo así como hacen los ganaderos con sus reses para evitar también los robos de ganado.

Desde el sector, Javier Morán sí hacía un llamamiento a las fuerzas de orden público para que acrecienten las patrullas de vigilancia por los montes de la zona.

Explica que ahora, debido a la pandemia no hay apenas gente por el monte. Cuenta que antes siempre se encontraban con alguien y eran igualmente más frecuentes las patrulla del Servico de Protección de la Naturaleza,el Seprona.

Por eso, pide que se refuerce la vigilancia en zonas alejadas de las poblaciones, dado que los apicultores, cuando tienen que acudir a sus colmenas para realizar tareas de mantenimiento, también se ven un tanto solos y temen que si les pasa algo no puedan tener cerca a alguien para que les ayude.

Roban en Albares a una emprendedora rural las 52 piezas de todo su colmenar
Comentarios