viernes 23/4/21

De la ruina al mirador, dos décadas para salvar un castillo

DL7P13F4-12-47-16-6.jpg

El fin de las obras de la Casa Colgante, convertida en mirador cubierto, se produce cuando se cumplen dos décadas de los primeros contactos entre la recién creada Asociación de Amigos del Castillo Cornatel, el Ayuntamiento de Priaranza y la Junta de Castilla y León, que a principios del año 2000 realizaba una inspección de la fortaleza para constatar su ruina. Para entonces el procurador del Común ya había recomendado su cierre por el riesgo para las visitas y se había resuelto el problema de la propiedad; el castillo era, desde el año 1900, propiedad de la pedanía de Villavieja y no de los descendientes de los marqueses de Villafranca. Desbroces, una mínima consolidación de los muros más débiles y una primera inversión de 1,2 millones en 2005 salvaron la fortaleza del colapso.

De la ruina al mirador, dos décadas para salvar un castillo
Comentarios