martes 17.09.2019

San Fiz hace piña contra los saltos

El rechazo a las dos minicentrales hidroeléctricas proyectadas en los ríos Barjas y Ancares reúne en una concentración a vecinos de la zona y simpatizantes.
San Fiz hace piña contra los saltos

Los vecinos de San Fiz do Seo, en el municipio de Trabadelo, se congregaron ayer en el camping de la localidad para celebrar una reunión informativa para dar a conocer las repercusiones medioambientales y económicas de la creación de un salto hidroeléctrico en el río Barjas a su paso por el Valle do Seo. A éstos se les unieron representantes del comité de Defensa Civil del Bierzo, Laciana y La Cabrera así como el del colectivo vecinal Salvemos el Río Ancares, que se encuentra en una situación similar ante la posible construcción de una minicentral hidroeléctrica — ambas por parte de la misma empresa, Suma de Energías— en el río Ancares, a la altura de San Pedro de Olleros.

Los vecinos San Fiz, que se han unido por iniciativa propia creando una plataforma bajo el nombre Defendamos el Valle do Seo, y el colectivo Salvemos el Río Ancares no están dispuestos a que dejar que los proyectos de creación de estos dos saltos de agua se lleven a cabo. Unas construcciones que, según el comité de Defensa Civil del Bierzo, causarán una pérdida irreparable en el alto valor ecológico de las cuencas, graves impactos medioambiental y paisajísticos, mermas en la fauna piscícola de ambos ríos, así como graves afectaciones hidrológicas a las comunidades de regantes y quebrantos en la producción de cultivos agroalimentarios y ganaderos de interés. «Nos van a venir a expropiar lo poco que tenemos, y a talar los castaños, que todavía son el sustento de algunas familias», explicó el alcalde de Trabadelo, Ricardo Fernández, que acompañó a la treintena de vecinos. «Causará un daño fatal a los vecinos de San Fiz, que se van a quedar sin sus fincas a cambio de nada», denunció el alcalde, afirmando que los vecinos defenderán el valle «hasta la muerte».

Según el proyecto inicial, la creación de esta minicentral en el río Barjas implica la construcción de un embalse en la parte superior del Valle do Seo y, a tres kilómetros de distancia, se produciría el salto de agua, turbinando en la parte media-baja del valle. «Se cargan desde la parte alta hasta la parte baja. Destrozarán tres kilómetros del canal medio del valle para meter las tuberías», explicó Máximo Campelo, uno de los miembros de Defendamos el Valle do Seo, quien resaltó que el proyecto no sólo perjudicará el entorno medioambiental, sino también la economía local. «No va a generar puestos de trabajo y tenemos un perjudicado directo y que nos arrastra a todos, que es la piscifactoría Bierzo», explicó Campelo, destacando que los puestos de trabajo en la empresa local podrían verse en peligro.

Por su parte, el propietario de la piscifactoría —que lleva en 40 años en funcionamiento—, Ernesto Soto, teme por la calidad del agua y cómo ésta va a repercutir en su cría de truchas. «El almacenamiento y putrefacción de las hojas en el embalse van a contaminar el agua y el día que lo limpien todo va a bajar a mi negocio», señaló Soto. «Tenemos mucho que defender aquí, como robles y castaños de muchos años. Si hace falta, llegaremos al Contencioso», remachó.

«Queremos vivir en el ambiente que tenemos, tal y como está hoy por hoy», añadió el representante del colectivo de vecinos de San Fiz, Juan Álvarez.

El estudio de impacto ambiental de sendos proyectos están pendientes de la aprobación por parte de Confederación Hidrográfica Miño-Sil.

San Fiz hace piña contra los saltos