jueves. 01.12.2022
mesa redonda
Los empresarios analizaron la situación del sector del vino. ANA F. BARREDO

El presidente de Bodegas Emilio Moro, José Moro,  reconoció esta mañana, durante la última de las mesas redondas del segundo Congreso sobre la Economía del Bierzo que Diario de León ha organizado en Ponferrada, que la pandemia "nos ha retrasado el proyecto inicial que teníamos para esta tierra", que habrá que "mimizar' y dejarlo en una inversión de entre cuatro o cinco millones de euros de los 15 millones iniciales en la construcción de "una bodega menor". "Va a ir un poco más lento" en una primera fase.

"Deberíamos pasar de la tradición a la innovación.  La tradición es un bien valorado por los consumidores, pero el Bierzo tiene que avanzar en la innovación y aprovecharse del recorrido de otras DO", animó Moro, que emplea tecnología digital y sensorial en la gestión del viñedo. Monitorizar las bodegas permite tener "toda la información y trazabilidad de los datos que me van a ayudar en la toma de decisiones".  Innovaciones que pidió también para la parte de comunicación. "Tenemos que dar valor a lo que hacemos y eso haría posible que el Bierzo tenga una revolución más rápida que otras DO", añadió.

"No podemos quedarnos anquilosados en el pasado", afirmó para resaltar la necesidad de encontrar nuevas formas de vendimiar donde no sea rentable hacerlo a mano. "Hay que seguir avanzado en la modernización", animó, sin que ello suponga perder "el pedigrí" que caracteriza a las pequeñas parcelas del Bierzo. "Tenemos que salir al mercado exterior", pidió a modo de conclusión. Y se mostró "tremendamente optimista" por la calidad de los productos del Bierzo.

La gerente de Prada a Tope, Flor Bonet, mostró su escepticismo con los políticos -y lamentó que ya no estuvieran presentes en el último debate- y las acciones que emprenden las administraciones. "Cada cierto tiempo nos cuentan el cuento de la lechera y nos dicen que el Bierzo es maravilloso y tiene mucho potencial. La teoría nos la sabemos todos y debates podemos hacer mil, pero nunca se ve la práctica. No sé qué pasa con todos esos millones", afirmó durante su intervención.

"Hay que ser realistas", añadió. Y aseguró que desde su llegada al Bierzo de niña, solo ha visto un claro cambio en la ciudad de Ponferrada, pero no tanto en el Bierzo agrario. Bonet lamentó la lentitud de la administración cuando el sector privado inicia un proyecto empresarial y animó a continuar con al concentración parcelaria. "Cuando pusimos en marcha el Bosque Didáctico tuvimos que comprar cincuenta parcelas para reunir ocho hectáreas", puso como ejemplo.

La presidenta de la Denominación de Origen de los Vinos del Bierzo, Misericordia Bello, puso en valor el sector agroalimentario. "A través del campo estamos llegando a la industrialización", afirmó. De ahí que a la campo "habría que quitarle el apelativo de sector primario y ponerle 'primero'. Bello insistió además en que "toda la comarca del Bierzo se está beneficiando de la visibilidad de los vinos".

"El vino es arte y tradición, pero también ciencia y tecnología", afirmó Bello, que destacó el nuevo pliego de condiciones de la DO y el salto adelante que supone.

"Nos tienen que tener en cuenta desde todas las instituciones. El Bierzo necesita ayuda. Estamos en el noroeste y aquí hace mucho frío. Solo ahora nos están empezando a dar calor", añadió Bello, igual de crítica que Flor Bonet con el papel de las administraciones. La presidenta de la DO pidió "abandonar el victimismo" y mostró su satisfacción porque el desembarco de bodegas grandes como Emilio Moro permitirá posicionar a todos los vinos del Bierzo.

"En el Bierzo tenemos un minifundio exagerado, como en Galicia,  que hace que el trabajo del campo no sea productivo", afirmó la concejala de Cultura de Cacabelos, Inés Díaz. "Con la tierra partida en mil pedazos es difícil hacerse con ella", añadió. 

La edil fue crítica con las condiciones en las que España entró en la Comunidad Europea porque llevó a la "decadencia" a la agricultura y la ganadería en el mundo rural. Y pidió a las administraciones superiores "una respuesta adecuada" a los desafíos del campo y la despoblación. "La agricultura ha cambiado ya, pero al Bierzo no ha llegado", concluyó para lamentar la falta de avances técnicos en el sector. Díez también lamentó la lentitud de la administración. "Todo requiere mucho papeleo", se quejó.

La presidenta de Bierzo Enoturismo, Olga Verde, quiso aportar "un poco de luz" y aseguró que "la zonificación en la DO nos ha dado mucho valor". Y puso sobre la mesa datos positivos. "Aunque ha disminuido el número de viticultores, ha aumentado la superficie media que trabaja cada viticultor". Y valoró proyectos como el Banco de Tierras que permiten recuperar superficie cultivable.  "Con muy poco dinero e imaginación se pueden hacer algunas cosas" afirmó para valorar la resiliencia de muchos de los socios de Bierzo Enoturismo, afirmó Olga Verde, que pidió "no ver el minifundio como una debilidad, sino como una fortaleza. Grandes vinos del Bierzo vienen de esas pequeñas parcelas", afirmó apelando a la necesidad de encontrar un equilibrio para poner en valor "lo que nos hace únicos". Como conclusión aseguró que "parte de la solución" en el mundo del vino en el Bierzo "pasa por vender primero dentro".

El sector del vino asume el reto de pasar "de la tradición a la innovación" para...
Comentarios