martes 15.10.2019
INCENDIOS FORESTALES

El Seprona pone ante el juez al supuesto autor del fuego de Valdueza

La Junta movilizó medios aéreos para contener el fuego iniciado en Valdecañada. L. DE LA MATA
La Junta movilizó medios aéreos para contener el fuego iniciado en Valdecañada. L. DE LA MATA

Un mal uso del fuego para limpiar una finca y el viento que lo complicó todo están supuestamente detrás del nuevo incendio en la zona de la Tebaida Berciana que el pasado fin de semana disparaba todas las alarmas y que finalmente quemaba 40 hectáreas tras el gran despliegue de medios movilizados para sofocarlo. Y el supuesto autor de las llamas debido a una presunta negligencia es un hombre de avanzada edad que limpiaba con fuego una finca de su propiedad en Valdecañada y que ya ha sido puesto a disposición judicial por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil tras una investigación llevada a cabo con la colaboración con agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León, según fuentes cercanas al caso.


El investigado, que declaró en el juzgado el pasado martes, está en libertad a la espera de que el juzgado continúe el procedimiento penal por su supuesta negligencia en el uso del fuego.

 

Las llamas habían comenzado el jueves 3 en Valdecañada y acabaron por afectar a unas 40 hectáreas en el área de San Esteban y San Adrián de Valdueza, después dejar en el cielo una columna de humo enorme que por momentos hizo temer en una repetición del dramático incendio —todavía en fase de investigación— que en abril de 2017 arrasó con más del mil trescientas hectáreas en la Tebaida Berciana.

 

El viento hizo que las llamas empleadas para limpiar la finca se le fueran de las manos al investigado, según las mismas fuentes consultadas. El resultado ha sido, con 40 hectáreas quemadas, según la medición que ha realizado la Escuela de Ingeniería Agraria de Ponferrada con imágenes del satélite Landsat de la NASA, en el que ha sido el incendio más importantes de los registrados en el Bierzo en una temporada en la que afortunadamente no ha habido que lamentar fuegos de grandes dimensiones.

 

La Junta movilizó a cinco medios aéreos, incluidos tres helicópteros con sus correspondientes cuadrillas, tres brigadas de tierra, una máquina bulldozer, un camión autobomba y dos agentes medioambientales para atajar el fuego antes que adquiriera unas dimensiones preocupantes. También el Ayuntamiento de Ponferrada envió una dotación de sus bomberos, que tabajaron en el Campo de las Danzas para evitar que las llamas cruzaran el valle. También intervino un helicóptero de Tabuyo, con su personal, y una avioneta con base en Rosinos para efectuar descargas de agua, hasta sumar a unas setenta y cinco personas en las tareas de extinción. El concejal de Medio Rural de Ponferrada, Iván Alonso, llegó a pedir el sábado más colaboración, convencido de que el fuego amenazó por momentos con repetir la catástrofe que vivió la Tebaida el año 2017.

El Seprona pone ante el juez al supuesto autor del fuego de Valdueza