viernes. 12.08.2022

Al inicio del mandato de Olegario Ramón en el Ayuntamiento de Ponferrada, la delegación del Colegio de Arquitectos se puso en contacto tanto con responsables de la Sección Técnica como con el concejal de Urbanismo, Pedro Fernández.

«Siempre han sido buenas palabras, promesas, pero sin resultados. Nos han prometido redactar unas directrices a seguir y la implantación de un programa de transparencia llamado 3.0, en el cual el promotor podía comprobar en qué parte del proceso de tramitación se encuentra su expediente. Eso evitaría entre otras cosas, suspicacias sobre favoritismos, pero todavía lo estamos esperando», explican.

La respuesta, añaden, es siempre similar: «que están en ello», «que se ha mejorado», «que salen más informes…», «pero las trabas e impedimentos no desaparecen y se agrava el problema. Estos informes en la mayoría de los casos son evitables con lo que mejorarían los plazos».

Aunque algunos compañeros han recurrido a la vía judicial, desde el Colegio no se ha tomado de momento ninguna medida de fuerza, aunque no se descarta. «Conocemos algún caso particular de colegiados y propietarios que han recurrido a la vía judicial. Pero esta vía es lenta y en caso de darnos la razón no se consigue nada. Siempre el perjudicado es el mismo». Después de la reciente visita del decano, ha sido el Colegio de Arquitectos el que ha presentado al Ayuntamiento el guión «que prometieron tener ellos y que en la última reunión ha sido aceptado», añaden. La situación de Ponferrada es distinta a otros ayuntamientos de la comarca con menos medios pero donde los trámites son rápidos y procuran buscar fórmulas para agilizarlos.

«Siempre son buenas palabras, promesas, pero sin resultados»
Comentarios