lunes 1/3/21

«Me sirvió mucho a nivel humano, de contactos»

Mario Blanco. DL

Mario Blanco estudió Comunicación Audiovisual y nunca pensó en dedicarse a la bodega familiar (Bodegas y Viñedos Bergidenses) hasta hace aproximadamente tres años. En un momento en el que se quedó sin trabajo en el campo de la comunicación, se decidió a empezar y ahora es uno de los socios de la empresa y está inmerso en un proceso de renovación de imagen, desarrollo de redes sociales y impulso de la página web y la comercialización online. El máster fue la puerta formativa hacia su nueva vida en el sector. Con él empezó de cero. No tenía conocimientos previos más allá de los que había aprendido de su padre y ningún título que avalara lo aprendido.

«Como yo partía de cero en muchas cosas, a mí todo lo que aprendí me vino muy bien. Todo me sirvió. A diferencia de otros compañeros que ya trabajaban en bodegas, para mí todo era nuevo», asegura Mario Blanco, también poniendo de relieve el «valor humano» del máster, es decir, «los contactos que hice, las relaciones personales y profesionales que entablé con personas a las que, de otro modo, probablemente no hubiera conocido». Biólogos, viticultores, enólogos técnicos de laboratorio compartieron experiencia con Mario Blanco y siguen en contacto para lo que pueda surgir. «Nunca sabes lo qué vas a necesitar y siempre vas a buscar a alguien que esté formado, que te dé confianzas y si ya lo conoces, mejor», dice. Su balance, desde luego, es «positivo».

«Me sirvió mucho a nivel humano, de contactos»