jueves 24/6/21
Despoblación

El sobreenvejecimiento ya es un problema para el Bierzo despoblado

Un estudio de la Universidad de Barcelona incluye 9 municipios de menos de 1.000 habitantes en «riesgo de despoblación irreversible» por la salida de jóvenes y también de mayores de 80 años
La imagen muestra una vista parcial de la localidad berciana de Corullón, con pueblos aledaños afectados por la despoblación. L. DE LA MATA

El Bierzo más rural, de municipios de menos de 1.000 habitantes, no sólo corre el peligro de la despoblación de sus pueblos por la marcha de los jóvenes a la ciudad; también tiene por delante otro desafío a corto y medio plazo, el sobreenvejecimiento, que obligará a trasladarse a otros ayuntamientos más grandes y con mejores servicios a los mayores de 80 años que no puedan valerse por sí mismos. Así lo afirma Joaquín Recaño, profesor del Departamento de Geografía de la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador del Centro de Estudios Demográficos, autor de un estudio que ofrece datos muy preocupantes sobre la despoblación del medio rural del Bierzo.

Según ese informe, que analiza diversas regiones de España, entre ellas Castilla y León, y los municipios con menos de 1.000 habitantes, nueve municipios de la comarca —Balboa, Barjas, Benuza, Candín, Corullón, Oencia, Peranzanes, Sobrado y Trabadelo— han entrado ya en lo que en términos demográficos se considera «riesgo de despoblación irreversible».

El sobreenvejecimiento se va a agravar en los próximos años en la España sobredespoblada

«En el Bierzo se está produciendo un fenómeno dual. Están desapareciendo los jóvenes de las áreas rurales y eso hace que la despoblación baje en términos absolutos pero no relativos. Si había 5 y se han ido 3, quedan 2. Va a disminuir el efecto de la despoblación porque no hay más pero por otro lado se va a sumar un elevado envejecimiento, que va a provocar la salida de personas dependientes que no pueden quedarse a vivir en sus pueblos porque será gente muy mayor y dependiente. Vamos a asistir en los próximos años a la salida de la gente muy mayor a residencias o con los hijos fuera de esos municipios, y eso exige una nueva organización. El sobreenvejecimiento se va a agravar en los próximos años en la España sobredespoblada», advierte este profesor de la UAB.

Hasta ahora, sigue explicando, el problema de la despoblación era la salida de mujeres y jóvenes, sobre todo mujeres jóvenes, a lo que se sumará más pronto que tarde el efecto de la salida de los mayores de 80-85 años. Además, la globalización, de la que poco se ha hablado hasta ahora en términos demográficos, «ha creado un nuevo elemento que acelerará la despoblación», señala Joaquín Recaño.

En el Bierzo, según el mismo estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona, hay otros siete municipios en lo que se define como «resilencia demográfica», Se trata de municipios con cierta estabilidad demográfica. Son en el caso del Bierzo: Arganza, Borrenes, Carucedo, Molinaseca, Noceda del Bierzo, Priaranza y Sancedo, que pueden tener mejores perspectivas ante el reto demográfico en las próximas décadas. Otro municipio berciano, Berlanga, lo considera el estudio como espacio de emigración, que significa que sufrió fuertes pérdidas en el pasado pero ha experimentado una cierta estabilidad en los últimos años no exenta de riesgos.

Lo que sí alerta el estudio es de la problemática de la baja natalidad, con una fecundidad de menos de un hijo por mujer. «No está muy clara la relación entre economía y despoblación. En términos demográficos hay términos exógenos, como es la emigración, y endógenos, que serían tres: uno positivo y dos negativo. En positivo estaría la natalidad, que está de capa caída, y la emigración y la mortalidad. No hay mala esperanza de vida, pero el peso de la estructura demográfica cae, porque los que mueren son muy mayores».

Aunque el escenario que ha estudiado es la España rural, sobre el Bierzo tiene una visión con un horizonte a despejar. «Zonas como el Bierzo son complejas, más con el ocaso de la minería. No tengo muy claro el futuro pero igual es un caso salvable». Y sobre Ponferrada, cree que en las próximas décadas va a empezar a notar que la emigración comarcal se está agotando, lo que abrirá un nuevo interrogante sobre su futuro.

La inmigración exterior ha aparecido como solución para los problemas de despoblamiento pero su comportamiento ha generado un espejismo demográfico. A pesar de tratarse de espacios vacíos, la capacidad de atracción de inmigrantes del exterior ha sido muy baja. Por otra parte, descubrimos que una parte significativa de los inmigrantes nacidos en el extranjero que llegaron a los municipios con mayores problemas demográficos vuelve a emigrar. En el período 2000-2015, los municipios rurales españoles tuvieron un saldo migratorio interno negativo de la población nacida en el extranjero. Este resultado sugiere que a una primera radicación de los inmigrantes en esos municipios sigue la re-emigración. Probablemente, los inmigrantes experimentan los mismos factores que expulsan a la población autóctona de las áreas rurales.

El sobreenvejecimiento ya es un problema para el Bierzo despoblado
Comentarios