martes 20/4/21
Radiografía de la capital berciana

Los socios de Ramón reconocen el estado «alarmante» de Ponferrada

CB admite la situación mientras PP, USE, Cs y PRB critican la parálisis y falta de gestión del alcalde
Estado que presenta parte del casco antiguo de Ponferrada. L. DE LA MATA

Hasta el portavoz de Coalición por el Bierzo (CB) y parte del gobierno tripartito de Ponferrada, Iván Alonso, reconoció ayer que el estado de la ciudad es «alarmante» y achacó el problema a la calidad de los materiales utilizados en el pasado, que no han resistido las condiciones climatológicas. «En una década está Ponferrada prácticamente para renovar. De repente es como si hubiera una eclosión de desgaste de ciertos materiales que no han sido los adecuados, incluidas las baldosas», apuntó.

Alonso también lamentó que el plan de ajuste impide dimensionar bien las brigadas de obras y señaló que han existido errores de jardinería, apostando por árboles que provocan graves desperfectos. .

Por otra parte, todos los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Ponferrada comparten la misma idea: el año y medio de gobierno de Olegario Ramón está marcado por la parálisis y el resultado de esta falta de gestión es el estado que presenta la ciudad. Abandono fue la palabra más repetida ayer por los portavoces de PP, USE Bierzo, Ciudadanos y PRB, que reclamaron una planificación urgente para recuperar la ciudad, los barrios y la pedanías. La elaboración de los presupuestos es —defendieron— la ocasión perfecta para demostrar que hay interés por sacar a Ponferrada del ostracismo estético y la pandemia no puede ser la excusa —añadieron— para camuflar la desidia y la apatía que están detrás del avance generalizado del deterioro y la falta de limpieza.

Falta un plan, aseguró la oposición, como también hay ausencia de diálogo, añadió. Hace falta estructura y coherencia en la gestión para poner fin a una «situación insostenible» y a la sensación generalizada de que «todo lo hacen tarde, mal y nunca. Y eso si lo hacen», resumió la portavoz de Ciudadanos, Ruth Morales.

«Ni talento ni talante», dice el PP.

El portavoz del PP, Marco Morala, defendió que un simple paseo por Ponferrada evidencia que «hoy es una ciudad más sucia y desatendida, pero también más necesitada y más dependiente que nunca». Y el responsable no es otro que el alcalde, aseguró. «Es consecuencia de la indolencia, de la apatía, de la incapacidad de gestión y de la falta de un proyecto político».

«Ni talento ni talante», denunció Morala, «porque el talante autoritario y la prepotencia de alcalde han sido denunciados por la oposición y sufridos por el ciudadano y la asociaciones. Una oposición que ha sido generosa, con propuestas útiles que no solo no ha querido o sabido aprovechar, sino que ha dilapidado».

Folgueral: «El señor Ramón no trabaja para mejorar Ponferrada».

El portavoz de USE Bierzo, Samuel Folgueral, consideró que «abandono y suciedad no solo describen el estado de la ciudad, sino también la sensación que siente cualquiera que pasee por la calle». Y eso —dijo— «además de con la desidia del equipo de gobierno en cuanto al mantenimiento, tiene que ver con la absoluta falta de actividad económica que hace que la mayor parte de los locales estén cerrados y den esa impresión tan gris y descuidada».

«Todo empieza y acaba por defender el empleo», aseguró Folgueral. Y esa debe ser «la prioridad». «Ahora mismo, lo único que tiene el municipio es a un regidor sin talante democrático, obsesionado con las redes sociales y con no ser molestado por aquellos que le exigen diálogo y ayuda para los sectores más golpeados por la crisis», denunció, considerando que Olegario Ramón «no trabaja para mejorar Ponferrada, sino para buscar excusas de hace un lustro que le ayuden a pasar de largo por la Alcaldía en su camino a un escaño en el que tenga que esforzarse aún menos».

«Todo lo hacen tarde, mal y nunca. No existe una planificación», critica CS.

La portavoz del Ciudadanos, Ruth Morales, lamentó ayer la costumbre del alcalde de Ponferrada de echar balones fuera y culpar a anteriores equipos de gobierno de acciones y situaciones que debe asumir como propias. Morales insistió en la falta de diálogo del regidor y, sobre todo, en la ausencia de gestión que ha llevado al municipio a «una situación insostenible» a todos los niveles, empezando por lo más básico de un gestor municipal, lo relativo al mantenimiento y la limpieza.

«El abandono de Ponferrada se agrava día a día, llegando a ser insostenible en muchos barrios. Es un municipio paralizado y la gestión del equipo de gobierno es nefasta. Después de un año y medio, el alcalde no escucha ni dialoga con los representantes de la ciudadanía ni con la oposición. En lugar de atender sus propuestas, la respuesta siempre es el silencio o las críticas en redes sociales y medios de comunicación», denunció la portavoz de la formación naranja.

El futuro —dijo— es mucho más negro que el presente si no se actúa de urgencia y se sigue dejando pasar el tiempo. Todo lo hacen tarde, mal y nunca. Y eso si lo hacen. Esta forma de gestionar, sin ningún tipo de planificación, nos lleva a un futuro peor. Actúan por improvisación, no existe un plan económico ni de recuperación del municipio y no se asume ninguna responsabilidad», aseguró Ruth Morales.

«Hay que pisar más la calle», insiste Carballo.

El portavoz del PRB, Tarsicio Carballo, aseguró que el abandono de Ponferrada no viene de ahora, sino de años de falta de gestión a los que tampoco ha dado un giro el actual equipo de gobierno. «No se ha hecho lo que se tenía que hacer», afirmó Carballo, emplazando al alcalde y a su equipo de gobierno a que pisen más la calle. «Hay que pisar las calles y preocuparse por lo que necesitan los barrios y los pueblos. Están metidos en el Ayuntamiento en vez de pisar la calle», aseguró.

Poner freno al deterioro cada vez más alarmante de las aceras, eliminar los plataneros que están detrás de este problema, reparar lo pasos de peatones que no reúnen las condiciones para la personas con movilidad reducida y, sobre todo, resolver la falta de alcantarillado en zonas como Dehesas, El Escaril o Columbrianos, donde todavía hay casas con pozos negros, son algunas de las acciones que el PRB considera urgentes. En este año y medio —dijo Carballo— «han hecho muy poco o casi nada». Frente a esto, el bercianista pidió «visión» y «ganas de trabajar».

Los socios de Ramón reconocen el estado «alarmante» de Ponferrada
Comentarios