jueves 26/5/22
                      Torymus sinensis emergidos en los estudios de parasitismo realizados. JCYL
Torymus sinensis emergidos en los estudios de parasitismo realizados. JCYL

La campaña de suelta del parasitoide Torymus sinensis en las zonas afectadas por la plaga de la avispilla del castaño ya está en marcha. La Junta de Castilla y León vuelve a coordinar un operativo en el que se soltarán algo más de 1.200 dosis del depredador natural del insecto que amenaza la salud de los sotos y la producción de castaña. Son más de 230.000 ejemplares que se repartirán entre las provincias de León (básicamente el Bierzo), Ávila, Salamanca y Zamora, según informaron ayer fuentes de la Administración autonómica. El coste de la operación supera los 240.000 euros.

Las sueltas del Torymus (el 63% de los ejemplares liberados serán hembras y el 37% machos) se harán en los puntos nuevos hacia donde se ha ido extendiendo la plaga y también en aquellos en los que se hayan realizado algunas sueltas esporádicas en los años previos. Por contra, se reducirán en aquellas zonas en las que se hayan soltado Torymus sinensis durante 2 o 3 años, ya que en estos casos ya se tienen datos de que la población del parasitoide se ha instalado.

En las provincias de León y Zamora ya se han llevado a cabo las primeras sueltas y, a partir de la próxima semana, la acción se extenderá a Salamanca y Ávila. Los trabajos tienen una duración de entre dos y tres semanas, siempre dependiendo de las condiciones meteorológicas y de la fenología de los castaños.

Como en años anteriores, de manera previa a las primeras sueltas se han realizado trabajos de prospección de la plaga, adquisición del parasitoide y un seguimiento de la fenología de los árboles para detectar los momentos oportunos para el inicio la suelta del único insecto que se ha demostrado capaz de combatir la plaga de la avispilla. Aspectos como el clima, la orientación y la variedad de los castaños condicionan las sueltas y determinan los momentos óptimos para intervenir en cada zona.

Desde la Junta de Castilla y León recordaron, ayer, que en los sotos donde se están realizando o está previsto realizar las sueltas del parasitoide no se deben utilizar productos fitosanitarios ni realizar podas hasta noviembre. Tampoco se deben quemar los restos de poda o limpieza, incluidas las hojas, hasta tener asegurada la instalación del Torymus. Además, también es conveniente que en los puntos de suelta del parasitoide haya áreas con arbustos para que los ejemplares se puedan alimentar de sus flores antes de realizar la puesta, que será la que parasite a la larva de la plaga.

Estudios de implantación

En los dos primeros estudios de implantación del Torymus sinensis realizados, «se ha podido comprobar como en todos los puntos estudiados en los que se habían realizado sueltas, se producían emergencias de este insecto en la siguiente primavera, lo que confirmaba que el parasitoide se estaba implantado convenientemente, con un porcentaje de parasitismo medio el pasado año del 1,44%», detallaron fuentes de la Junta de Castilla y León.

Los primeros datos del tercer estudio del parasitismo que actualmente se está realizando en el Centro de Sanidad Forestal de Calabazanos indican que «el nivel de parasitismo ha aumentado muy considerablemente, con un parasitismo medio en León y Zamora muy superior al detectado el pasado año», subrayaron fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, de la que depende en el centro que pilota los estudios. En algunas zonas el aumento ha sido «espectacular», lo que permite «ser muy optimista con la evolución de la población del insecto que controlará a la plaga de la avispilla del castaño», añadieron las mismas fuentes.

El análisis de la evolución de la población de Torymus en las zonas en las que se han llevado a cabo sueltas en los últimos años también constata que «una vez realizadas las sueltas durante 2 o 3 años, ya no es provechoso realizar más». Lo aconsejable y «necesario» es dejar pasar unos años para que las poblaciones crezcan exponencialmente de forma natural.

Todos los ejemplares de Torymus sinensis emergidos en los estudios de parasitismo están siendo vueltos a soltar en León y Zamora con el fin de reforzar las poblaciones.

La suelta de Torymus encara una nueva etapa en zonas con menos intervención
Comentarios