sábado 15/8/20

«La teoría es que vino a descansar; pero informaba al servicio secreto»

«La teoría es que Graham Greene vino a España a descansar y a disfrutar de la relajación veraniega, los paisajes y el vino, pero, en realidad, él era un informante del servicio secreto británico», asegura Carlos Villar, que ha sacado a la luz la doble condición del escritor británico durante la Transición.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Villar Flor recuerda que Greene ya formó parte del MI6, que era el Servicio de Inteligencia Secreto (SIS) y actuaba como la agencia de inteligencia exterior del Reino Unido. Según sus investigaciones, el novelista inglés nunca llegó a abandonar el SIS y durante la segunda mitad del siglo XX cumplió varias misiones informativas camufladas en sus viajes como escritor de prestigio por todo el mundo. Así, se desplazó a países «conflictivos», principalmente en Latinoamérica, donde «conseguía hacerse amigo de los líderes, muchos de ellos de regímenes de izquierdas», como Fidel Castro en Cuba, Omar Torrijos en Panamá y Salvador Allende en Chile, con el objetivo de «influir en la política» de estos gobiernos. Por ello, este profesor sostiene en su libro «Viajes con mi cura», que el objetivo del viaje de Greene por España 1976 era acceder a la sociedad española tras la muerte del dictador Francisco Franco.

«La teoría es que vino a descansar; pero informaba al servicio secreto»