martes. 07.02.2023

Los trabajadores de la empresa Nervión Industries, la subcontrata que se encarga de la limpieza industrial en la central térmica de Compostilla, intensificaron ayer las protestas que están llevando a cabo en los últimos días por el bloqueo de las negociaciones para la firma de un nuevo convenio colectivo. Un grupo de empleados ocupó las oficinas de la compañía, en un encierro que tendrá lugar por relevos y que busca forzar a la empresa a «dar algún tipo de respuesta», avanzaron fuentes sindicales en declaraciones a la agencia Ical.

Tras protagonizar varias jornadas de protesta a las puertas de las instalaciones, la treintena de trabajadores volvió a concentrarse ayer y la acción se repetirá tanto hoy como mañana. Fue al término de la concentración, cuando los primeros trabajadores se adentraron en las oficinas, de las que no saldrán hasta «obtener alguna oferta económica que no sea la callada por respuesta», explicó el representante de CCOO Alfredo Peláez.

Cabe recordar que la plantilla reclama incrementos salariales «moderados», del 3% anual; así como la adaptación del anterior convenio a la ley actual. En ese sentido, Peláez reafirmó que el sindicato ya ha presentado diversas denuncias en los juzgados ante la pérdida de derechos. En anteriores movilizaciones, los representantes de los trabajadores ya avanzaron la posibilidad de iniciar una huelga indefinida a partir del 13 de enero en caso de que la empresa continúe sin presentar ofertas.

El nuevo marco de negociación colectiva se acordó con la anterior adjudicataria del servicio, con la que el convenio estaba pendiente solo de la firma. Al producirse el cambio en la empresa que se encarga de la limpieza industrial de las instalaciones, en septiembre, el nuevo convenio quedó paralizado.

Los trabajadores de Nervión inician un encierro para forzar la firma de un nuevo convenio
Comentarios