viernes 28.02.2020
Controladores de velocidad

Tráfico dobla en un año los radares fijos en la A-6 a su paso por el Bierzo

A los del Manzanal y Montearenas se han sumado dos en Carracedelo y Vega de Valcárcel
El radar de Montearenas, cerca ya de Ponferrada, en la autovía del Noroeste, ayer. L. DE LA MATA
El radar de Montearenas, cerca ya de Ponferrada, en la autovía del Noroeste, ayer. L. DE LA MATA

La Dirección General de Tráfico ha duplicado el número de radares fijos en la autovía A-6 a su pasado por el Bierzo. De los dos que existían en el año 2018 ha pasado a cuatro, según datos que ha publicado en su página web con fecha del 30 de diciembre de 2019, la última revisión oficial de estos controladores de velocidad en toda España.

Los cuatro radares en la principal vía que atraviesa la comarca están ubicados en los puntos kilométricos 347 (puerto del Manzanal), 380 (Congosto-Ponferrada), 397 (Carracedelo) y 426 (Vega de Valcarce). Dos de ellos, el del Manzanal y Carracedelo, son en sentido Galicia mientras que los otros dos son en el vial hacia Madrid.

En mayo de 2018, según datos aportados por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), eran dos, en los kilómetros 347 (Manzanal) y 380 (Ponferrada).

Desde su toma de posesión, en julio de 2018, el director general de la DGT, Pere Navarro, ha abogado por la instalación de más radares en las carreteras españolas, aunque también ha admitido que muchos son cajas vacías, sin ningún medidor de velocidad. «La DGT debería replantearse su política de radares, ya que no se está consiguiendo el objetivo de evitar los excesos de velocidad, ni los accidentes, convirtiendo los radares en meros instrumentos de recaudación», asegura en cambio Mario Arnaldo, presidente de AEA.

El cinemómetro del Manzanal fue el año pasado el segundo más multón de la Comunidad

El resto de los radares en las carreteras del Bierzo son móviles. En la CL-631, que une Ponferrada con Laciana, se encuentran en los kilómetros 2,5 y 20, para ambos sentidos. En ese caso, la información no difiere de la que se publicó en la web de la DGT hace año y medio. El resto de radares móviles se sitúan en la N-120 y la N-536, y tampoco aportan novedades.

En 2017, la DGT recaudó más de 111.000 euros con los dos radares fijos que tenía en la A-6 a su paso por el Bierzo, a una media de 271 denuncias mensuales, la gran mayoría registradas por el radar ubicado a la entrada del Bierzo, en el Manzanal. Los radares son una de las grandes estrategias de la DGT para luchar contra el exceso de velocidad, y también una importante fuente de ingresos para las arcas del Estado. Sólo en el primer semestre de 2019 los radares de Tráfico formularon más de un millón trescientas mil denuncias, con un valor económico de cerca de 200 millones de euros, lo que supuso un incremento del 12,4% respecto de las cifras del año anterior, según un estudio realizado por la organización de defensa de los conductores Automovilistas Europeos Asociados, que atribuyó este hecho a la activación de numerosos radares apagados temporalmente en 2018.

El resto de radares móviles en la comarca no cambia de ubicación, según la web de la DGT

Por comunidades autónomas, el informe de AEA destacaba que los radares más activos se localizaron en Andalucía, con 332.154 denuncias (25%); en la Comunidad Valenciana, con 172.997 denuncias (13%) y en Madrid , con 169.624 (12%). Por el contrario, en La Rioja (9.220), Cantabria (13.935) y Navarra (15.826) se encuentran los que menos denuncias han formulado.

El radar más ‘multón’ de Castilla y León se ubicaba en el kilómetro 125 de la A-1, a la altura del municipio de Fresno de la Fuente (Segovia), en sentido Madrid, y en los primeros seis meses del año cazó a 13.048 conductores. En segundo lugar, pero a mucha distancia, se encontraba el cinemómetro situado en el kilómetro 347 de la A-6, cerca de Manzanal del Puerto, en sentido La Coruña, que tramitó 5.400 multas.

Tráfico dobla en un año los radares fijos en la A-6 a su paso por el Bierzo