jueves. 26.01.2023
                      El herrero Manuel Sánchez y Juan Carlos Flórez enseñan la Herrería a ediles de Ponferrada en una imagen de archivo. L. DE LA MATA
El herrero Manuel Sánchez y Juan Carlos Flórez enseñan la Herrería a ediles de Ponferrada en una imagen de archivo. L. DE LA MATA

Un rodeo de 35 kilómetros es lo que se quieren ahorrar los turistas que visitan Espinoso de Compludo para conocer también la famosa Herrería de Compludo, declarada monumento nacional hace más de medio siglo. Y viceversa, porque a los visitantes de la vieja fragua del siglo XIX que funciona con tecnología medieval también les gustaría que la pista forestal de seis kilómetros que la separa de Espinoso estuviera acondicionada para el paso de turismos y evitar así el rodeo por la carretera de El Acebo que tienen que dar ahora para conocer una de las poblaciones más pintorescas del municipio de Ponferrada.

Es la principal queja que han transmitido numerosos visitantes de la Herrería a la empresa Vita, Natura et Legenda durante el pasado año. A punto de cerrar sus puertas durante unas semanas para someterse a la revisión invernal, la Herrería recibió en 2022 a 18.563 visitantes, un diez por ciento menos que el año anterior. La empresa gestora atribuye el descenso a la crisis económica. Cuando la inflación aprieta, se viaja menos a lugares de interior como Compludo.

Pero es la pista forestal, una de las reivindicaciones más recurrentes de los gestores de la Herrería y los vecinos de Espinoso, la gran obra pendiente en la zona. «Cada vez nos encontramos con gente que se enfada cuando descubre que no puede ir de la Herrería a Espinoso o de Espinoso a la Herrería con su coche y tiene que dar un rodeo de 35 kilómetros por El Acebo», explica uno de los responsables de Vita, Natura et Legenda, Juan Carlos Flórez.

El gestor de la Herrería entiende que todo el mundo saldría ganando, no solo los turistas, si los seis kilómetros de pista forestal se convirtieran en una carretera de asfalto. «¿Por qué no completar una línea circular de autobús con Ponferrada?», se pregunta.

La Herrería de Compludo, declarada monumento nacional ya en el año 1968, es uno de los escasos hitos del patrimonio berciano —aquellos lugares que reciben miles de visitantes anuales— en manos privadas. Es el descendiente de la familia de herreros que durante el siglo pasado se encargó de trabajar en la fragua, Manuel Sánchez, el que se encarga del mantenimiento del monumento a la vez que ejerce de guía a las visitas de 20 minutos de duración. Tiempo suficiente para que Sánchez ponga en marcha el mecanismo de la fragua, que usa la fuerza del agua y el aire para avivar el fuego.

Turistas de la Herrería piden el vial desde Espinoso para ahorrar 35 Km