domingo 29/5/22
Empresas

Tvitec adquiere la catalana Cricursa por 15 M€ y mantendrá 130 empleos

Se impuso en la puja a Brand Corner por dar más garantías de continuidad empresarial y laboral
Interior de la planta de Tvitec en el polígono industrial El Bayo. L. DE LA MATA
Interior de la planta de Tvitec en el polígono industrial El Bayo. L. DE LA MATA

La empresa de matriz berciana Tvitec System Glass, la mayor transformadora de vidrio plano arquitectónico de España, ha ganado la puja por la compra de la catalana Cristales Curvados S.A. (Cricursa), la mayor fabricante de vidrio curvo del país, que entró en concurso de acreedores a finales del pasado año, con una deuda de 60 millones de euros por falta de liquidez, tras realizar una fuerte apuesta inversora en proyectos para obras en Qatar y Rusia que quedaron paralizadas con la pandemia. Cerca de quince millones de euros le ha costado la operación a Tvitec, que se compromete a mantener alrededor de 130 de los 300 empleos de Cricursa en las fábricas de Granollers, Balaguer y La Sentiu de Sió.

En la carrera por hacerse con Cricursa también estaba el grupo empresarial catalán Brand Corner que, de hecho, puso sobre la mesa una cantidad económica (15,4 millones de euros) ligeramente superior a la de Tvitec. Su intención era la de mantener 125 puestos de trabajo pero únicamente conservando operativa la planta de La Sentiú de Sió. Detalles que inclinaron la balanza hacia el lado de la multinacional berciana.

«El proyecto de Tvitec ofrece más garantías en términos de continuidad empresarial y laboral, así como de una mayor y más rápida satisfacción de los intereses de los trabajadores y, en consecuencia, en la medida en que las expectativas de mantenimiento de la actividad son razonables, en términos de una futura satisfacción de los créditos que en este momento procesal resulten impagados», recoge el auto del Juzgado de lo Mercantil número 6 de Barcelona, que ha sido el encargado de adjudicar Cricursa a la compañía asentada en el polígono industrial El Bayo, propiciando así «la creación de un verdadero gigante mundial en el procesamiento de vidrio tanto plano como curvo para la edificación sostenible», subrayaron fuentes de la dirección de Tvitec.

No solo el magistrado encargado de la tutela del concurso de acreedores se ha mostrado más favorable a la oferta de Tvitec. También los trabajadores de Cricursa lo hicieron en su momento, tal y como recordó ayer la empresa berciana: «Durante el proceso de adjudicación y después de una consulta realizada a los trabajadores, el 86% de la plantilla mostró su adhesión al plan industrial y social avalado por Tvitec. Incluso a través de un escrito de apoyo presentado ante la propia Sala de lo Mercantil en el que se recogía textualmente la confianza de la parte social en las garantías de que la oferta contase con el apoyo técnico, comercial y financiero de Tvitec».

Apoyo de la plantilla
El 86% de la plantilla de Cricursa mostró su preferencia por el plan de Tvitec en una consulta

Una vez conocida la decisión judicial, Tvitec ha querido dejar claro que su apuesta es por el crecimiento y que para ello mantendrá el mayor número de empleos posible, siempre en base a criterios de sostenibilidad económica. «La decisión judicial supone una notable responsabilidad social que los principales ejecutivos de la empresa berciana enfocan con ilusión y optimismo. Tvitec apuesta firmemente por relanzar el negocio de Cricursa de una manera sostenible, con una plantilla dimensionada y asumiendo los compromisos económicos y sociales que, a medio plazo, dibujen un horizonte de crecimiento paulatino de la fabricante catalana en todos los ámbitos», aseguraron.

Un gigante del vidrio

Juntas, Tvitec System Glass y Cristales Curvados, que ya habían colaborado con anterioridad en obras de arquitectura, se convierten en una potencia en la fabricación de vidrio en España. La primera exporta sus soluciones acristaladas de alto rendimiento a más de medio centenar países, con un gran peso en Estados Unidos y Canadá. El año pasado, su facturación superó los 150 millones de euros y actualmente tiene en marcha un plan de expansión para incrementar su producción por más de 60 millones en el polígono industrial El Bayo.

Planes de futuro
Relanzar el negocio con una plantilla dimensionada y asumiendo los compromisos económicos

Por su parte, Cricursa es una empresa muy potente en el mercado del vidrio para proyectos de arquitectura a nivel mundial, una marca de prestigio que dispone de tecnologías punteras (procesos de carga y cortes automáticos para vidrios de 18 metros, autoclave y hornos de curvatura recocidos, sistemas de doble acristalamiento, etcétera». Aunque su vidrio está presente en todo el mundo, sus mercados de referencia han sido Europa Occidental y Estados Unidos.

Tvitec adquiere la catalana Cricursa por 15 M€ y mantendrá 130 empleos
Comentarios