sábado. 03.12.2022
VINOS

Un Bierzo en la corte del Duero

El Museo del Vino de Peñafiel selecciona las 3.000 botellas del Carracedo 2013, de la Bodega del Abad, para ser el vino oficial de la Diputación de Valladolid
Momento de la cata del Carracedo 2013 en la cava de la bodega ubicada en Carracedelo
Momento de la cata del Carracedo 2013 en la cava de la bodega ubicada en Carracedelo

El director del Museo del Vino de Valladolid, Víctor Fernández y el sumiller de este centro museístico, Miguel Ángel Benito se desplazaron ayer a la Bodega del Abad para seleccionar las 3.000 botellas de Carracedo 2013 que presidirán todos los actos institucionales y catas que organicen tanto este centro museístico vallisoletano como la Diputación de Valladolid en los próximos dos años, después de el vino de la bodega de Carracedo se impusiese en el concurso Vino del Museo, celebrado el pasado mes de marzo en el Castillo de Peñafiel.

Un Bierzo, el Carracedo 2013, que reinará durante los dos próximos ejercicios en territorio Ribera del Duero, merced a la «frescura», que, para los expertos, entre los que se encuentra el presidente de la Asociación de Sumilleres de León, Adolfo Beneitez, es la característica que «le ha hecho destronar a otros vinos».

Para la elaboración de un gran vino como éste, según apuntaron los expertos que este jueves se reunieron en la Bodega del Abad, «es fundamental la materia prima». Así el enólogo de la bodega, Miguel Tienda, apuntó que «este vino nace en viñedos viejos situados junto al Camino de Santiago, y al que el terreno le otorga las características propias del Bierzo: la arcilla, ese PH, acidez y frescura, la piedra, una maduración plena y la mineralidad de un suelo de pizarra».

Un vino de los calificados como ‘atlánticos’ que permitirá una evolución hasta su plenitud a lo largo de los dos próximos años de vigencia del reconocimiento como Museo del Vino de Valladolid.

Por su parte, la gerente de Bodega del Abad, Adriana Ulibarri, mostró su agradecimiento por el galardón, que lo hizo extensible a todo el colectivo de trabajadores de la bodega y destacó «el orgullo de la Bodega del Abad por haber recibido esta distinción».

Pese a que el Carracedo puede considerarse como el «vino que más alegrías nos ha dado, el que mejores críticas ha recibido», no se olvidó de recordar «que pese a que trabajamos muy bien la Mencía, nuestra pasión como bodega por el Godello, ya que además fuimos de las primeras bodegas que hace quince años comenzamos a trabajar y elaborar con Godello».

El sumiller del Museo del Vino de Valladolid, Miguel Ángel Benito, desveló que en este concurso, que vivió su cuarta edición , «es la primera vez que un vino, en este caso el Carracedo 2013, se impone en la fase previa y también lo hace en la fase final de diez vinos».

En el certamen enológico celebrado en el Castillo de Peñafiel habían participaron 187 vinos de todas las Denominación de Origen de Castilla y León.

Un Bierzo en la corte del Duero
Comentarios