martes 29/9/20

una herencia llamativa

Sucedió en 1997, pero Antonio González Álvarez, entre otras muchas circunstancias, era conocido en la villa del Cúa por ser la persona que en su momento vendió al empresario bodeguero José Luis Prada A Tope, las fincas y viñedos sobre las que hoy se erige su emporio del Palacio de Canedo, en la localidad del mismo nombre. La venta del edificio centenario, que de aquella se encontra en un pésimo estado de conservación, se produjo hace ya varios años.

El fallecido Antonio González Álvarez trabajó en labores agrícolas, e incluso ayudó a alguno de sus hermanos en tareas relacionadas con el arreglo de tejados, pero ahora llevaba ya muchos años jubilado.

una herencia llamativa