lunes 06.04.2020

La única cooperativa micológica se disuelve tras diez meses de trabajo

MicoBierzo desaparece por las trabas legislativas y la imposibilidad de hacer frente al gasto necesario .

dl | ponferrada

La primera cooperativa micológica del Bierzo, MicoBierzo Gourmet, se constituyó en septiembre de 2017 con una docena de socios y un capital social de 2.400 euros. Ahora, diez meses después, los promotores de un proyecto que surgió motivada por el cambio regulatorio de la recolección y comercialización de seta silvestre dice adiós. «Nos vemos obligados a disolvernos por la incierta perspectiva y el debilitamiento causado en el proyecto por los nulos apoyos recibidos», explicó el presidente de la cooperativa, José Sánchez Pardo.

El responsable de MicoBierzo explica que en base al decreto que entró en vigor en enero en Castilla y León, «nos pueden multar si llevamos más de tres kilos de setas, no tenemos permiso o no proceden de un coto». Y esto cuando «a día de hoy no existen los permisos, no hay cotos y el prometido parque micológico que quiere organizar el Consejo Comarcal no existe, carece totalmente de información pública o un plan de implantación y puesta en marcha que sirva de referencia», se lamentó Sánchez Pardo.

Así las cosas, el primer proyecto nacido en el Bierzo para aprovechar uno de los recursos que ofrece el entorno y desarrollar al micología como industria generadora de actividad económica fracasa debido a las trabas burocráticas. «El aprovechamiento del recurso silvestre es lo más importante que nos trae el decreto, que dice que el titular del acotado puede ejecutar por sí mismo el aprovechamiento de las setas silvestres, enajenar o ceder total o parcialmente su derecho de aprovechamiento, o bien emitir permisos de recolección. Una vez cedido por cinco años y sin ninguna garantía de cómo, cuándo o dónde, no podemos mantener sine die la estructura de MicoBierzo que genera gastos aún sin haber iniciado actividad», añade el presidente.

«Las exigencias a una iniciativa social que busca el bien común, el empleo, la sostenibilidad y la riqueza para nuestros pueblos son irrealizables a no ser que dispongas de un capital que difícilmente pueden aportar desempleados», añadió Sánchez Pardo, recordando que las doce personas que impulsaron el proyecto estaban en paro.

«No nos queda otro remedio que disolvernos, deseando que el esfuerzo que hemos hecho y lo que hemos aprendido puedan servir en otro momento a las personas que, de nuevo asumiendo riesgos, se decidan a apostar por el Bierzo», concluyó el presidente de la cooperativa que celebró el lunes asamblea de socios, en la que todos decidieron de forma unánime disolver el aparato creado hace menos de un año.

La única cooperativa micológica se disuelve tras diez meses de trabajo