domingo 17/10/21
Política

USE reivindica su gestión frente al abuso fiscal y los servicios deficientes de Ramón

Folgueral hace balance cuando el tripartito cumple el mismo tiempo que él al frente de Ponferrada
Samuel Folguera y Cristina López Voces, ayer en el despacho de USE Bierzo. L. DE LA MATA

Ayer se cumplieron dos años, tres meses y cinco días desde que el equipo de gobierno encabezado por Olegario Ramón asumió el control del Ayuntamiento de Ponferrada. Es, exactamente, el mismo tiempo que Samuel Folgueral ocupó el sillón de alcalde en su etapa de gobierno y, por esta razón, el ahora portavoz de USE Bierzo quiso hacer una comparación entre su gestión y la del actual tripartito. Un balance en el que Ramón y sus socios no salieron bien parados. Folgueral denunció que Ponferrada es, hoy, una ciudad «sucia» que «se cae a pedazos», sin ningún atractivo, caótica en lo relativo a la ordenación del tráfico, carente de mantenimiento e inversión, con una presión fiscal «insoportable» y un alcalde cuyo «concepto de la ética es aterrador».

«Ponferrada está pagando más que nunca para estar peor que nunca», afirmó Folgueral, en alusión al «coste absolutamente desmedido de los servicios», una «plantilla engordada de manera injustificada» y, por supuesto, la presión impositiva que toda la oposición en bloque ha criticado y que ayer volvió a poner de relieve. Por contra —dijo— «en 2015 los servicios se prestaban con un coste equilibrado muy inferior a 2021» y eran mejores. En este sentido, cuestionó los contratos puente en los servicios de recogida de basuras y limpieza de calles y autobuses, cuando —recordó— la máxima de Ramón era la municipalización, y advirtió de que los actuales son menos ventajosos. «De municipalización nada. Lo que hay es un contrato puente hiperrentable para la adjudicataria».

Sucia y sin incentivos

«La ciudad se cae a pedazos y se está pagando más que nunca para estar peor que nunca»

«La ciudad lleva seis años en absoluto abandono», añadió el portavoz de USE, sumando a la inacción que le atribuye a Ramón en materia de mantenimiento la de su antecesora, Gloria Fernández Merayo. En el apartado de inversiones, más de lo mismo. «En 2015 se hacía obra pública, sin parches ni remanentes», defendió Samuel Folgueral. Fue —dijo— gracias al diálogo y al acuerdo con administraciones superiores como se consiguieron siete millones de euros para inversiones y citó la urbanización de los campos de fútbol Ramón Martínez, la urbanización del río Sil, el aparcamiento de la Escuela Oficial de Idiomas, la mejora de la plaza Sánchez Albornoz y el campo de fútbol de Cuatrovientos, entre otros. «Ahora, lo único que ha ejecutado el Ayuntamiento ha sido el acuerdo de unos remanentes», se lamentó.

«La comparación ética entre 2015 y 2021 es para echarse a templar», apuntó el líder de USE, haciendo mención de la creación del Consejo Municipal de la Mujer durante su etapa de gobierno, frente al «desmembramiento del movimiento feminista» que le atribuye a Ramón tras «deshacer» dicho Consejo. En el apartado ético, tampoco pasó por alto que el actual alcalde ha sido «el primero de la democracia condenador por vulneración de derechos fundamentales», los de la oposición.

En cuanto a la Ponferrada 3.0, Folgueral afirmó que cualquier gestión «genera colas que dan dos vueltas a la plaza del Ayuntamiento» y «si alguien se atreve a hacerlo de manera digital, no se garantiza la protección de datos».

Con todo ello, USE insistió en que «Ponferrada merece un equipo de gobierno que justifique su sueldo, haciendo algo más que despilfarrar e insultar a la oposición. No reconocemos a Olegario Ramón como progresista y de izquierdas», afirmó su portavoz, volviendo a defender la gestión y éxito del Mundial de Ciclismo.

USE reivindica su gestión frente al abuso fiscal y los servicios deficientes de Ramón
Comentarios