domingo. 14.08.2022
Política

USE ve en los contratos del alcalde a un «obseso antiponferradino»

Folgueral cita la adjudicación de autobuses y el polígono y le acusa de destruir lo que funciona
                      El portavoz de USE, Samuel Folgueral, ayer con la edil Cristina López, en su despacho político con la documentación aportada. L. DE LA MATA
El portavoz de USE, Samuel Folgueral, ayer con la edil Cristina López, en su despacho político con la documentación aportada. L. DE LA MATA

Al alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón —que gobierna con siete concejales socialistas en minoría gracias al apoyo de dos de Coalición por el Bierzo, dos Podemos y en ocasiones con los dos del PRB— le llueven las críticas por todos los costados. Ayer, el que fue alcalde del municipio, Samuel Folgueral y hoy concejal portavoz al frente del grupo USE, intentó sacarle los colores, señalando a Ramón como un político obsesionado con acabar con las tradiciones de Ponferrada, destruir todo lo que ha venido funcionando bien y tenga arraigo, como la última cena templaria.

Pero además, lo criticó por castigar siempre que puede, en igualdad o desigualdad de condiciones, a empresas de aquí, de Ponferrada o del Bierzo. Y así, se refirió a varias adjudicaciones de contratos públicos firmados por él que benefician a sociedades foráneas, en vez de apostar por que la inversión pública se quede en este municipio y en el Bierzo. Y máxime, cuando lo dicen los propios técnicos municipales que emiten informe decisivo. Por todo ello, dijo Folgueral que Olegario Ramón es un «obseso antiponferradino».

Ayer Folgueral denunció públicamente algo que, si no entra en el terreno de lo judicial, sí que da para el debate de la ética y la estética política. El dirigente de USE no se anduvo con rodeos y citó los contratos de la adjudicación millonaria por la compra de cuatro autobuses para la ciudad a una empresa vasca, que poco menos que es mediadora de una firma que paga sus impuestos en Turquía y que lleva la marca de automóviles Isuzu. Señaló que el alcalde y su equipo de gobierno, con la mesa de contratación de por medio, han dado segundas oportunidades a la empresa adjudicataria foránea hasta que ha acomodado su propuesta al pliego de condiciones. Y ello, después de que no se hiciera caso al informe de ingeniería municipal, que aconsejaba retirar a esa empresa de la adjudicación por su baja temeraria y otros detalles.

Pero, además, después de darle una segunda oportunidad para ser contratada, el asunto volvió a la mesa de contratación y sin que en esa reunión estuviera la técnico municipal que informó en contra, el alcalde Olegario Ramón firmó la compra de cuatro autobuses a una empresa que no es del Bierzo, vasca de matriz turca. «Con una baja de precio anormal, con un informe técnico que dice que se excluya a esa empresa y después de darle una segunda oportunidad para acomodar el contrato, sin la técnico municipal presente, el alcalde lo firma», resume Folgueral.

Esta segunda oportunidad dada por el alcalde para adjudicar los autobuses no se le dio a otras empresas del Bierzo, que han concurrido a otros concursos públicos del Ayuntamiento y que, incluso con un precio menor y con instalaciones a pocos metros de la obra adjudicada, se decidió concederlo a una firma foránea, y luego rectificar tras interponer la empresa local un recurso de alzada que fue aceptado y desencadenó los cambios.

USE ve en los contratos del alcalde a un «obseso antiponferradino»
Comentarios