miércoles. 29.06.2022

El valor de la calidad de la pera para colegios es mínimo frente al precio

La ABA reclama que se tenga más en cuenta el sello frente al coste
A97I7350_17584591_18504227_med
Recogida de la pera conferencia en Carracedelo. L. DE LA MATA

Cinco puntos sobre cien. Este es el peso que la Junta de Castilla y León le otorga a la calidad del producto adquirido para la campaña de promoción del consumo de frutas, hortalizas y leche entre los escolares de la comunidad. Así figura en el pliego de condiciones de la licitación para el suministro de pera a los colegios que fue adjudicada a una empresa de Granada que adquiere el producto en Lérida, pese a ser el Bierzo una de las principales zonas productoras de Pera Conferencia y haber presentado ofertas varias cooperativas de la comarca. Con otros cinco puntos se pondera el aspecto medioambiental y la mayor valoración, con 90 puntos, es para el precio. El contrato se adjudicó por algo más de 191.000 euros.

«Ante esta evidencia, poco más se puede decir. La calidad del producto que se ofrece a nuestros escolares no llega a importarles en la adjudicación más que en una parte ínfima», denunció Coalición por el Bierzo, que calificó de «débiles» y «torticeras» las explicaciones ofrecidas por el portavoz de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, quien se amparó en la Ley de Contratos de la Administración Pública para razonar una adjudicación que ha levantado ampollas entre los agricultores bercianos.

Precisamente, la Asociación Berciana de Agricultores (ABA) volvió a insistir ayer en que no ha cuestionado la validez legal del contrato, pero poniendo por delante que lo que sí se puede hacer es garantizar la prioridad de las empresas de Castilla y León en las licitaciones. En ello también ahondó el secretario general de Coalición por el Bierzo, Iván Alonso: «Es perfectamente conocido que los criterios de valoración en un producto perecedero deben ser ponderando la proximidad, la cadena de frío, la calidad, el precio; siendo esto perfectamente legal y no contraviniendo en ningún momento la Ley de Contratos ni la competencia. No estamos hablando de hormigón o de suministros de ferralla. Estamos hablando de un producto de calidad y perecedero, en el que la cadena de frío y la proximidad juegan un papel importantísimo».

«Hay que implementar las políticas de apoyo al sector agroalimentario de Castilla y León y al desarrollo de las zonas rurales», defendió la ABA, proponiendo no solo «valorar las producciones locales y de proximidad en el reparto dentro de los criterios de puntuación de esas licitaciones, que es totalmente legal y posible»; sino también ajustando los criterios los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la política de la Unión Europea de fomento de la producción y el consumo local y la reducción de las emisiones en el transporte.

La ABA también demanda que «se valore en mayor medida disponer de un sello de calidad» (en este caso Marca de Garantía), «frente al precio del producto, más cuando el objetivo del programa es el de fomentar la alimentación saludable».

El valor de la calidad de la pera para colegios es mínimo frente al precio
Comentarios