lunes 18/1/21

Los vecinos de Flores se organizan para luchar contra del plan de defensa del Sil

Crean una comisión para pedir apoyo a Ponferrada, alegar a la Miño-Sil y recoger firmas.

Los vecinos del barrio de Flores del Sil comenzaron ayer a organizarse para evitar que el proyecto elaborador por Confederación Hidrográfica para la defensa de los márgenes del Sil en caso de riadas se lleve a cabo tal y como está planteado. El plan presentado —que se encuentra actualmente en el periodo de exposición pública— no convence a los vecinos que ya lo han analizado y que, según aseguran, «contempla una escollera que va cien metros más allá del cauce, afectando a empresas, terrenos y a los campos del fútbol de la zona», como explicó Marcos Guerrero, miembro de la ejecutiva de la Asociación de Vecinos El Pajariel. Más de un centenar de afectados acudió a la llamada para abordar el proyecto.

El descontento con el nuevo proyecto ha llevado a los vecinos a organizarse. Ayer mismo ya comenzó la recogida de firmas que presentarán ante la Confederación de la Miño-Sil para mostrar el rechazo de la ciudadanía a un proyecto que acabaría con parte de las infraestructuras del barrio, como los campos de fútbol. A mayores, crearán una comisión formada por cinco personas, que se encargará de concertar una reunión con el ingeniero del ente hídrico para abordar el proyecto, que cuenta con una inversión comprometida que ronda los 2,9 millones de euros. Además, también solicitarán un encuentro con el nuevo alcalde de Ponferrada, Samuel Folgueral, al que le reclamarán su apoyo para evitar que el proyecto se ejecute tal y como está actualmente planteado.

Los vecinos presentarán no sólo alegaciones individuales sino que actuarán de forma conjunta y unánime para conseguir un nuevo planteamiento, ya que los insisten en que ellos no están en contra de la iniciativa: «Estamos de acuerdo en que hay que hacer una escollera, pero no es normal que quede terreno privado dentro del cauce», concretaron.

Algunos de los aspectos que consideran negativos del proyecto son que en algunas zona la escollera, en función del cauce del río, alcanzará unos cinco metros de altura cuando en otros, como en el entorno de la explanada donde se hace la fiesta del barrio anualmente llega a los 2,5 metros. Además, critican que se construya un muro de cemento de unos 2,5 metros de altura ente el pabellón deportivo, la piscina y los vestuarios de los campos de fútbol. De este modo, las zonas que actualmente son usadas por los vecinos quedarían divididas y con dificultades de acceso como consecuencia del proyecto planteado desde la Confederación.

Las expropiaciones, que afectan a un centenar de propietarios, es otro caballo de batalla al que deberán enfrentarse los vecinos de Flores a la hora de negociar el proyecto de defensa de los márgenes del Sil en caso de riadas e inundaciones.

Los vecinos de Flores se organizan para luchar contra del plan de defensa del Sil
Comentarios