jueves. 09.02.2023
Exigen al Ayuntamiento la ampliación del servicio de limpieza, integrado por un solo trabajador

Los vecinos de Villafranca denuncian que las calles son como vertederos

Los ciudadanos aseguran que se ven obligados a limpiar ellos mismos los excrementos caninos
Imagen de una de las calles de Villafranca del Bierzo, ayer
Vecinos de Villafranca del Bierzo se quejan de la falta de limpieza en las calles de la localidad y exigen al Ayuntamiento que adopte medidas al respecto. Se trata, además, de una situación que, según denuncian, se ve agravada por la gran cantidad de excrementos caninos que cada mañana siembran algunas de las calles de la villa. En lo que se refiere a la limpieza de las vías públicas, los vecinos no entienden como en las aceras todavía se puede observar los restos de confeti de la cabalgata de Reyes, celebrada hace más de diez días, así como papeles, colillas y restos de otra clase. No obstante, por lo que se muestran más indignados es por la proliferación de excrementos caninos en las aceras, lo que hace habitual la imagen de vecinos, caldero en mano, limpiando las aceras contiguas a sus casas o cubriendo los bajos de sus fachadas con productos que ahuyenten a los perros. Este problema, según denuncian, es apreciable en toda la villa, aunque donde más se deja ver en las calles más alejadas del centro urbano de la localidad. Ante esta situación, reclaman al Ayuntamiento que aumente la plantilla de trabajadores destinados a la limpieza, actualmente compuesta por una sola persona, y que, además, ponga en marcha alguna medida sancionadora o de concienciación orientada a los dueños de los perros, para paliar el problema de los excrementos. Situación transitoria Por su parte, el alcalde de Villafranca, el socialista Vicente Cela, asegura que se trata de una situación transitoria que será atajada en breve con un nuevo servicio de limpieza, tanto humano como técnico. La falta de personal, según explicó Cela, se debe a que los contratos de los empleados encargados de estas labores eran temporales y caducaron a finales de diciembre, por lo que pide paciencia a los vecinos, ya que, según afirma, se están tramitando nuevas contrataciones, que se harán efectivas en febrero, así como la puesta en marcha de un nuevo servicio, dotado de cuatro nuevos trabajadores y maquinaria de limpieza como barredoras. En lo que se refiere a los excrementos caninos, Vicente Cela apela al civismo de los propietarios, ya que, en su opinión, «el Ayuntamiento no puede actuar como un agente de la policía» y «la alcaldía no es responsable de las conciencias de los ciudadanos». No obstante, asegura que, desde el Consistorio, se intentará, «sin coacción, insistir en este punto, porque nos parece que Villafranca debería ser un ejemplo de civismo entre todas las poblaciones de su entorno».

Los vecinos de Villafranca denuncian que las calles son como vertederos
Comentarios