miércoles. 01.02.2023

Veinte fuegos más allá de Ponferrada

El año terminó con dos casas arrasadas por las llamas en Robledo de Losada (Encinedo) pero no ha sido éste el único punto alejado que los bomberos atendieron en 2014 pese a que su parque no es comarcal.
Intervención en un fuego en una casa de La Placa, ayer.

Operan en todo el Bierzo y las comarcas limítrofes cuando su jurisdicción debería limitarse exclusivamente al municipio de Ponferrada dado que es este Ayuntamiento el que costea un servicio que le supone un desembolso anual de dos millones de euros. A expensas de que el parque de bomberos de la capital berciana obtenga la consideración de comarcal y reciba, gracias a ello, consignación económica externa de la Diputación de León para ‘legalizar’ las salidas que realizan los bomberos a otros municipios, lo que dejan claro los datos oficiales es que el volumen de trabajo fuera de las fronteras de Ponferrada no sólo es importante, sino que demasiado elevado tanto para los medios de los que disponen como para el número de efectivos.

Entre los servicios que el cuerpo de extinción de incendios y salvamento ponferradino realizan a lo largo del año en territorio anexo —que puede ser Bierzo, Laciana, La Cabrera o incluso Maragatería— destacan por cuantía y peligrosidad las extinciones de incendios en viviendas, producidos mayoritariamente por un mal funcionamiento de las chimeneas, y también las intervenciones por escapes de monóxido de carbono, debido mayoritariamente a una mala combustión de los sistemas de calefacción. Según los datos facilitados a DIARIO DE LEÓN por el Servicio de Emergencias Sanitarias 112, entre el 1 de enero y el 24 de diciembre del año que acaba de terminar, los bomberos atendieron 21 incendios en viviendas y escapes de monóxido fuera de Ponferrada. A ellos hay que sumar el fuego registrado en una casa de Castropodame el día 27 de diciembre, el que afectó a una vivienda en el barrio de El Escobio de Páramo del Sil el día 30 y la pasada Nochevieja negra que obligó a los bomberos a desplazarse a las 22.49 horas hasta la localidad cabreiresa de Robledo de Losada (Encinedo) para sofocar el incendio que arrasó dos viviendas anexas y comenzó en la chimenea mientras la familia de una de ellas cenaba. No hubo que lamentar daños personales.

Treinta y seis horas negras que se completaron con otro incendio que destrozó dos casas en Espinoso de Compludo (también el día 30), uno más en La Placa (ayer) y otro en Flores del Sil. Precisamente para atender este último el día 31, registrado a las 23.40 horas en la avenida de Portugal, fue necesario movilizar a un grupo de efectivos que estaban de descanso, dado que el retén se había desplazado hasta La Cabrera, en un trayecto de aproximadamente una hora.

Fabero, Corullón, Carracedelo, Toreno, Villafranca, Torre del Bierzo, Candín, Puente de Domingo Flórez, Cacabelos, Toral de los Vados, Páramo del Sil, Bembibre, San Justo de Cabanillas —aquí falleció una persona—, Villablino (Laciana) y Truchas (La Cabrera) han sido los otros puntos hasta los que han tenido que desplazarse los bomberos de Ponferrada para atender algún incendio en viviendas o escapes de monóxido fuera de su término municipal. Desplazamientos que en no pocos casos suponen los 50 minutos sólo en carretera para llegar al lugar del siniestro y otros tantos para volver. Distancias demasiado largas que comprometen su trabajo si se dan varias alertas simultáneas. Son 35 efectivos y deberían ser el doble, según las propias demandas efectuadas tanto por el cuerpo como por el propio Ayuntamiento.

Cabe tener en consideración que los casos arriba citados son los que se filtran a través del 112, es decir, de personas que llaman al número de Emergencias solicitando ayuda. Es verdad que el 95% de las veces los bomberos son alertados por el 112, pero no es menos cierto que algunas llamadas les entran directamente y que, por lo tanto, no están incluidas en este registro. Hay que tener en cuenta, de igual modo, que los servicios que realizan fuera de Ponferrada no sólo son por incendios en viviendas —aunque sí la gran mayoría— sino también por accidentes de tráfico o fuegos forestales.

Con los datos en la mano, parece lógico exigir la credencial de parque de bomberos comarcal para oficializar un servicio que efectivamente viene prestándose desde hace años y que es de obligada necesidad si se tiene en cuenta que en los pueblos de la comarca los medios para sofocar fuegos son deficientes, cuando no inexistentes.

Veinte fuegos más allá de Ponferrada
Comentarios