sábado 4/12/21
dl21p13g1

«Especialmente frescos y con características varietales muy marcadas». Así serán los vinos de la cosecha de 2021 de la Denominación de Origen Bierzo, un año donde la vendimia ha aumentado un 11 por ciento la recogida de uva respecto al año pasado hasta alcanzar los 12,6 millones de kilogramos. Se trata de la mayor cosecha de los últimos cinco años, un 7,94 superior a la media del lustro, según destacó ayer el Consejo Regulador de la DO en una nota.

La producción de uva controlada por el Consejo Regulador ha sido exactamente de 12.675.901 kilogramos y un noventa por ciento irá destinada a la elaboración de los vinos con sello de calidad en sus distintas variedades. Junto a la uva Mencía, que superó los 8,8 millones de kilos de uva, la DO ha controlado la recogida de 1,7 millones de kilos de Godello, 604.205 kilos de uva Jerez, 217.008 kilos de Doña Blanca, 61.196 kilos de Garnacha Tintorera, y entre las nuevas variedades minoritarias 9.933 kilos de Malvasía, 1.600 kilos de Merenzao y 1.314 kilos de Estaladiña.

«El estado sanitario de la uva, así como el grado de maduración ha sido muy bueno, con una graduación más baja que en cosechas anteriores, lo que hará que los vinos de la cosecha de 2021 lleguen a ser especialmente frescos y con características varietales muy marcadas», explicó la DO en su nota.

El mapa de la DO
El Consejo controla 70 bodegas y 1.109 viticultores en 2.420 hectáreas de viñedo

El Consejo Regulador aseguró que la vendimia de este año en el Bierzo ha estado marcada por un invierno y una primavera lluviosos y temperaturas suaves. La brotación de la uva comenzó a finales del mes de marzo favorecida por la disponibilidad de agua en el suelo que habían traído las lluvias. La floración comenzó entre la última semana de mayo y la primera de junio y en plena floración, entre los días 13 y 22 de junio, la comarca registró abundantes precipitaciones con la vida en pleno periodo de floración, destacó el Consejo Regulador.

En su recorrido por la gestación de la uva, la DO situó el envero a finales de julio, con una semana de retraso respecto a la vendimia del año 2020. De esta forma, la recolección de la uva comenzó el 27 de agosto con las variedades más tempranas o en las zonas de maduración más adelantada del resto. La DO dio por finalizada la vendimia de forma oficial el pasado 18 de octubre, después de siete semanas de recogida.

En una primera valoración de los resultados de la cosecha de este año, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de los Vinos del Bierzo aseguró en su nota que «la vendimia se ha caracterizado por las precipitaciones intermitentes de los últimos días de agosto y parte de septiembre». Esta circunstancia, reconoce el Consejo Regulador, «alteró ligeramente la continuidad de la vendimia a la espera del secado de la uva».

La DO de los Vinos del Bierzo cuenta en la actualidad con 1.109 viticultores inscritos que cultivan las distintas variedades autóctonas y reconocidas por el Consejo Regulador en una superficie total de 2.420 hectáreas del Bierzo —incluyendo nuevos municipos del Bierzo Alto—, mientras que el número de instalaciones controladas por los técnicos es de 70 bodegas.

La vendimia de la DO aumenta un 11% hasta los 12,6 millones de kilos