domingo 17.11.2019

Los vestigios romanos de La Edrada, por encima del interés funerario

El cementerio de Cacabelos  y su perenne problema de espacio está en el origen de la aparición del problema definitivo para su ampliación. Cuando se intentó extender su superficie a finales de los años 80 fue cuando afloraron los hallazgos de la era romana en torno al camposanto. A partir de las excavaciones e intervenciones que se realizaron ala zona en el año 1994 el yacimiento de La Edrada fue declarado Bien de Interés Cultural. La Edrada se ha convertido en la barrera esencial para que el cementerio pueda crecer casi en cualquier dirección, salvo por su parte frontal donde ya lo impide la carretera. La Edrada es un foco de gran interés por su extensión y su papel clave en la lectura histórico-artística del asentamiento romano  en el Bierzo del cercano Castro de la Ventosa
El obstáculo esencial no obstante para el Ayuntamiento  a la hora de planteársela solución definitiva, es decir afrontar la construcción de uno nuevo, es el económico. El alcalde, el popular Adolfo Canedo, admite la imposibilidad de afrontar un desembolso muy importante para las depauperadas arcas municipales sin ningún tipo de subvención municipal. Tampoco parece que exista ninguna empresa privada interesada en «explorar» un posible negocio en el sector fúnebre.

Los vestigios romanos de La Edrada, por encima del interés funerario