domingo 25/7/21

“Los españoles enterramos muy bien” Rubalcaba

Siempre tienen que ocurrir desgracias para darnos cuenta lo frágiles que somos, que no merece la pena tanta competitividad para todo, que los problemas se resuelven mejor entre todos, que poniéndonos zancadillas los unos a los otros. Vimos a Rivera y Casado dando el ultimo adiós a un enemigo político (Rubalcaba) tan enemigo fue este adversario político que, el PP y sus dirigentes le llegaron acusar de cooperar con ETA, que era portavoz de los Gal, que exculpaba a Chávez del adiestramiento de terroristas, de dar chivatazos a los etarras. El vicepresidente del Congreso (PP), Gil Lázaro, acusaba a Rubalcaba de "traición" de "traicionar a los españoles" y de "cooperación continuada con ETA" , que decir del mismo Rajoy, el que ahora le revaloriza después de muerto, cuando decía: "España necesita un ministro del Interior del que se puedan fiar, los que le votan y los que no le votan" ¿Recuerdan todos ustedes que decían los del PP, la persecución sin cuartel durante meses a la que se vio sometido Rubalcaba con el caso Faisán? Pues esos mismos, ahora le ensalzan después de muerto ¿Qué necesidad tenemos de destruir el adversario político en vida y tratar de encumbrarlo cuando muerto? cuanto más fuerte e inteligente es el adversario, más nos tendremos que superar nosotros, si le devaluamos, nos devaluamos a nosotros mismos. En efecto, tenía razón Rubalcaba, en España después de muertos todos buenos. Qué pena que seamos tan crueles con los demás en vida y luego tengamos que tragarnos nuestros bajos instintos cuando llegan desgracias así. Solo espero que la pérdida de éste gran político, buen profesor y mejor persona, les sirva a Pablo Casado y a Albert Rivera para no seguir con esa deriva de insultos, líneas rojas y cordones sanitarios. Que les haga recapacitar y ejerzan la política a partir de ahora cómo siempre la interpretó Rubalcaba: dialogando hasta la extenuación para llegar a pactar por este País lo mejor para todos los españoles. Tanto es así, que un porcentaje elevado en el final del terrorismo de ETA se lo debemos a él. Señores Casado y Rivera, cuando se ponen cordones sanitarios, luego a esos que ustedes apartan de toda negociación y pacto, no les pueden acusar de apoyarse en independentistas, etarras o populistas; si ustedes fueran responsables, jamás pondrían líneas rojas a nadie, su cargo lleva implícito el dialogo, la negociaron y la capacidad de pactar (aunque fuera con el mismo diablo) por bien de la mayoría. El respeto que das a los demás, sean enemigos, adversarios o vecinos, es el claro reflejo del respeto que te das a ti mismo.

“Los españoles enterramos muy bien” Rubalcaba
Comentarios