sábado. 03.12.2022

Basta con apretar el botón equivocado en la memoria interna de nuestra consciencia, para que nos cambie la vida por completo. Cada individuo está adosado a sus circunstancias, y no a sus decisiones. Estas se diluyen por completo en el espeso caldo de cultivo donde se encuentran. En el menú de opciones que nos facilitan nuestros pensamientos, nunca aparece la opción: circunstancia. Varios elementos a la vez, no pueden ser llevados a la decisión con un solo botón. Nos arrepentimos infinidad de veces de algunas decisiones tomadas, cuando en realidad, esas decisiones no fueren elegidas por nuestro consciente, sino por el inconsciente. De ahí que nos cojan a traición, y nos lleven a pensar lo ciegos que estábamos. Deberíamos instruir a nuestro sistema cerebral con una disciplina más global, de esta manera, para ver el bosque no tendríamos que ir chocándonos de árbol en árbol, como cualquier miope visual.

Miopía
Comentarios