martes 15/6/21

Rivera y Rosa Díez, cronología calcada

Los seres humanos somos así, ni con ejemplos tan cercanos como el de UPyD, Rivera es capaz de revirar en su prepotente voluntad. Le está ocurriendo lo mismo que en su momento a Rosa Díez influenciada por el egoísmo personal, por un arribismo sin complejos, fue incapaz de cambiar ni un ápice la dirección que le llevaba directo al abismo, veía a compañeros dimitir, veía que el partido perdía apoyos, veía que tenía más simpatizantes en la derecha que en centro izquierda donde ella presumía estar, pues prefirió el desastre a ceder y rectificar. Así le ocurre a Rivera, ya van siendo muchos y significados los integrantes que se van por disconformidad con las políticas erróneas de este líder asombrosamente indeterminado y contradictorio. En un mismo día, Toni Roldán portavoz de economía de CS, Juan Vázquez cabeza de lista por Asturias, dimite en un mismo día Javier Nart de ejecutiva, otros se fueron antes, luego muchos más se irán sin que Rivera, al igual que Rosa, se bajen de la burra. Preferirán destruir su partido antes de dar un giro a sus contradictorias y engomadas posiciones, con directrices difíciles de interpretar en un partido nuevo que decía venir a regenerar la política. Cs y UPyD son fotocopia exacta de un desastre anunciado. Es verdad que no menos contradictorio y mojigangas que Pedro, Casado o Iglesias, entre los cuatro no hacemos un banco para poder asentarnos. Tampoco compondremos un cuarteto vocal medianamente acorde con la profesión que eligieron. Para eso, necesitan tener cierta sintonía y asimetría en responsabilidad, seriedad, responsabilidad, personalidad, respeto y capacidad para entenderse, todo eso, brillaría por su ausencia, aunque les diéramos los mejores instrumentos solo escucharemos ruidos disconformes y disonantes; serían pantuflas en vez de zapatos. “Nadie puede silbar una sinfonía. Se necesita una orquesta completa para tocarla”. (HE Luccock) con estos cuatro, solo podremos silbar tangos y tocar cornetas. Me imagino que mi opinión importa poco, pero un País no es una broma para cuatro caprichosos imberbes que juegan a líderes políticos, solo les mandaré otras dos frases con la moraleja que a ustedes le sugieran: “No hay problema que no podamos resolver juntos, y muy pocos que podamos resolver por nosotros mismos” (Lyndon Johnson) Por mucho que ustedes: Señores Rivera, Casado, Sanchez o Iglesias se crean: “Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros juntos” (Ken Blanchard) Les rogaría responsabilidad, no están jugando en el patio del colegio, donde eligieron estar es muy serio, no existe cabida a enfurruñamientos caprichosos, ustedes, no son ustedes cuando juegan a políticos, son lo que representan. Pónganse a dialogar y pactar, nada de cordones sanitarios, ni flautas, ni milongas personales, ustedes deben tener la capacidad de entenderse con el diablo si fuera preciso por bien de las familias, trabajadores, empresarios, pensionistas, funcionarios, autónomos, discapacitados… de lo contrario ¡váyanse! dejen a otros más capaces.

Rivera y Rosa Díez, cronología calcada
Comentarios