lunes. 04.07.2022
                      Amigos y familiares asisten al funeral de Esther López. IVÁN TOMÉ
Amigos y familiares asisten al funeral de Esther López. IVÁN TOMÉ

Traspinedo (Valladolid) despidió ayer al mediodía a Esther López de la Rosa, la ‘chica de la eterna sonrisa’, como la ha recordado una de sus primas durante la misa de funeral desarrollada en una abarrotada Iglesia Parroquial de San Martín de Tours en la que los asistentes compartieron no sólo dolor sino también la incertidumbre de desconocer aún las causas de su muerte.

Cerca de cuatrocientas personas siguieron la misa de funeral dentro del templo mientras que otro centenar tuvo que conformarse esperar en la calle, en la pequeña placita, la misma que sobre las 12.24 horas recibía el furgón fúnebre con los restos mortales de Esther y donde se abría una jornada caracterizada, sobre todo, por la serenidad de los más íntimos de la fallecida.

A las puertas del templo recibieron el féretro sus padres, Miguel y María Jesús, y su única hermana, Inés, junto con otros miembros de la familia de Esther.

Una prima de la joven dirigió las últimas palabras de recuerdo. «Siempre nos apoyaste y defendiste en todo, incluso desde la distancia», dijo con la voz entrecortada la joven, que recordó qie Esther «estaba súper ilusionada en conocer a su sobrina, la niña que más has querido, incluso sin haber nacido», en alusión al embarazo de su hermana Inés.

En otro escenario a unos dos kilómetros de la iglesia, una cuneta a pie de carretera —donde el sábado fue localizado el cadáver de la fallecida, veinticuatro días después de su desaparición— amaneció de nuevo con una corona en señal de recuerdo por la joven.

Mientra tanto, las pesquisas continúan sin que hasta el momento se hayan despejado todas las incógnitas abiertas para el esclarecimiento de este caso y que no descartan ninguna vía: la muerte por una paliza, una caída accidental o incluso el atropello.

Sobre esta última vía de investigación, la Guardia Civil regresó al escenario de la localización del cadáver para realizar más pruebas. Los agentes han tomado medidas y buscado señales como si estuvieran analizando un accidente de tráfico.

La cuneta donde apareció del cadáver de Esther —que todo indica que no fue movido de ese lugar en todo este tiempo—

Abiertas todas las vías sobre la muerte de Esther: paliza, caída o atropello