miércoles 30/9/20

El Acueducto de Segovia está «estupendo» para su edad

El técnico en herramientas digitales para la documentación del patrimonio, Néstor Marqués. P. MARTÍN

Un equipo de geólogos ha realizado durante esta semana una radiografía en profundidad del Acueducto de Segovia, que arrojará más y mejores datos sobre la procedencia y estado de conservación de sus piedras, una prueba inédita en sus casi 2.000 años de vida.

Por el momento, los ‘doctores’ encargados de pasar las pruebas al viejo gigante, son optimistas en su diagnóstico preliminar: «Está estupendo para la edad que tiene», afirma a los pies del acueducto José Mediato, del Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

Su compañero, Javier Martín, reconoce que «no se puede poner la mano en el fuego» al responder sobre «la pregunta del millón»: la durabilidad que tendrá en el tiempo este acueducto romano, datado entre los años 112 y 116 d.C.

Pero sí se sabe, según el mismo experto, que la salud y el estado de la roca que lo compone es «aceptable» y la estructura general está en «muy buen estado»: «El granito es el material de construcción por excelencia, a pesar de ser muy difícil de trabajar, de extraer y tallar», explica Javier Martín.

Precisamente por ser un material tan duro, «de todos los materiales pétreos, es el que más durabilidad tiene» completa José Mediato.

En otros estudios previos realizados sobre el milenario monumento se ha observado que las señales de deterioro que presenta, como la disgregación de la piedra o el redondeamiento de sus sillares, es un daño «muy superficial, de un centímetro o menos», señala Martín.

«Habrá que ver cómo están las construcciones actuales dentro de 2.000 años, a ver cómo se conservan», expresa Mediato, mientras alza la mirada sobre el monumento, de 28 metros de alto y unos 17 kilómetros de largo en total, unos 800 de obra ‘puramente’ romana.

Este se levantó a finales del imperio de Trajano y principios del de Adriano, con grúas que elevaban los sillares y cimbras de madera para diseñar sus 167 arcos, sobre los que se colocaron las piedras sin argamasa de unión.

La labor de este equipo de geólogos durante esta semana ha sido estudiar la composición del material de construcción del acueducto para clasificar cuántos y qué tipos de granitos fueron utilizados en su levantamiento y posteriores restauraciones y fijar así su lugar de procedencia.

El Acueducto de Segovia está «estupendo» para su edad