jueves 26/11/20

El alcalde de Soria se enfrenta a la Junta y la acusa de «abandono»

Mañueco garantiza en una reunión la «total seguridad» de asistencia sanitaria en Soria
Fernández Mañueco, el alcalde de Soria, Carlos Martínez, y otros regidores de la provincia ayer, en la reunión en Valladolid. NACHO GALLEGO
Fernández Mañueco, el alcalde de Soria, Carlos Martínez, y otros regidores de la provincia ayer, en la reunión en Valladolid. NACHO GALLEGO

El alcalde de Soria, Carlos Martínez, acusó ayer a la Junta de Castilla y León de «abandonar» de nuevo a la provincia, con el traslado de nueve facultativos a otras provincias de la Comunidad, que reduce más la precaria asistencia sanitaria en el peor momento, con la pandemia de fondo. Martínez ha calificado de «decepcionante» la reunión con el presidente del Ejecutivo autonómico.

El alcalde de Soria, que ha acudido ayer a Valladolid para reunirse con el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha lamentado esta nueva reducción de los médicos en la provincia en el mismo día en el que el propio Mañueco ha reconocido las dificultades que en las próximas semanas se van a tener para prestar una atención con las condiciones básicas.

«La respuesta es que esto es lo que hay y que no hay ni un cuándo, ni un cómo ni un donde para saber cuándo Soria recuperará los efectivos y prestar atención al 10 por ciento de la población que se queda sin médico de cabecera», ha manifestado a las puertas de la sede de la Junta en Valladolid.

Martínez ha señalado que mientras la Junta aplaude a los profesionales sanitarios, los «abofetea» de facto instándole a que con menos se puede hacer más.

La pérdida de nueve facultativos en la provincia se suman a los 21 que se han perdido en los últimos tres años.

Martínez ha asegurado que la única solución que da la Junta es la reordenación de la atención, con la teoría de que con menos se puede hacer mucho más, «abofeteando» la profesionalidad de los sanitarios y su trabajo hasta la fecha.

«Se está una vez abandonando a una provincia, mermando su cobertura y protección sanitarias, precisamente en el peor momento, que es la peor crisis sanitaria del último siglo», ha censurado.

Martínez ha calificado de «inconcebible» que el Ejecutivo regional desprecie de esta manera a una provincia y ponga en juego «la salud de todos».

Por su parte, el alcalde de Almazán, Jesús Cedazo, ha señalado que la Junta pega de nuevo «un tiro en el pie a la provincia», con la desaparición de nueve facultativos en la provincia, a la que abandona con la estrategia de desactivar y disolver la Atención Sanitaria.

«En la última legislatura desapareció el 30 por ciento de médicos de Atención Primaria en la provincia de Soria, en la zona básica de Almazán dejan que se marche el 60 por ciento de los médicos de área y las guardias van a ser imposibles de mantener. Nos hablan de una solución a medio plazo, pero mañana y a la semana que viene nuestros vecinos necesitan asistencia», ha señalado.

Una impresión totalmente diferente de la cita sacó el presidente de la Junta. Mañueco ha trasladado al alcalde de Soria, Carlos Martínez, la «total seguridad» de que la asistencia sanitaria está absolutamente garantizada en la provincia, tras el traslado de nueve facultativos a otras provincias de la Comunidad.

Mañueco, junto al vicepresidente del Gobierno regional, Francisco Igea, ha recibido esta mañana al alcalde de la capital soriana, Carlos Martínez y a los primeros ediles de Almazán y Navaleno, Jesús Cedazo y Raúl de Pablo, respectivamente, a quienes ha trasladado la total seguridad de que la asistencia sanitaria está absolutamente garantizada en Soria.

Mañueco ha reiterado la apuesta de la Junta de Castilla y León por la estabilidad en el empleo de los sanitarios en la Comunidad y en el conjunto de España.

El alcalde de Soria se enfrenta a la Junta y la acusa de «abandono»