viernes. 27.01.2023
La ausencia de balizas en el avión y lo escarpado del terreno dificultó la localización de la víctima

Aparece el cadáver del piloto del planeador desaparecido el viernes

Varios voluntarios y 22 patrullas de la Guardia Civil rastrearon la sierra segoviana
Agentes de la Guardia Civil trasladan el cadáver del piloto del planeador
Agentes de la Guardia Civil trasladan el cadáver del piloto del planeador
Miembros del Grupo de Rescate e Intervención en montaña de la Guardia Civil rescataron ayer por la tarde en Otero de Herreros (Segovia) el cadáver de Fernando Cancela Frías, de 44 años, que permanecía junto a los restos del avión de vuelo sin motor con el que despegó del aeródromo segoviano de Fuentemilanos el viernes pasado. El aparato fue localizado por uno de los voluntarios que participaban en la búsqueda, por tercer día consecutivo, sobre las 14.15 horas de ayer en la finca conocida como La Lomba, a 1.558 metros de altitud y a los pies de la sierra del Guadarrama, según han confirmado fuentes de la Guardia Civil. El piloto fallecido, vecino de Madrid, había partido con un planeador desde el aeródromo segoviano sobre las 16.00 horas del pasado viernes, con un plan para sobrevolar la zona de la sierra comprendida entre Fuentemilanos y Otero de Herreros, en Segovia, y con la previsión de tomar tierra en el mismo aeródromo. Una búsqueda complicada De acuerdo con las informaciones del instituto armado, al caer la noche sin que el velero regresase al lugar de partida y sin que el piloto hubiera contactado con el aeródromo, empezó a barajarse la hipótesis de que hubiera sufrido un accidente. Para la Guardia Civil, si hubiera tenido que hacer un aterrizaje de emergencia, se habría puesto en contacto con el aeródromo, aparte de que no respondía a las repetidas llamadas que se efectuaban al teléfono móvil del piloto. Tras la localización del aparato y del cuerpo sin vida del piloto, en una zona de rocas y matorral, con monte bajo, donde sólo se puede acceder a pie, la autoridad judicial ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al tanatorio de Segovia, para realizar la autopsia. Durante el tiempo que ha durado el dispositivo de búsqueda y rescate, el personal que ha intervenido en el mismo se ha encontrado con grandes dificultades, debido a lo escarpado de las zonas y especialmente a las condiciones climatológicas, sobre todo por la intensa niebla que en determinados momentos ha impedido el trabajo de los medios aéreos. En el operativo de búsqueda han participado 22 patrullas territoriales de la Guardia Civil de las especialidades de seguridad ciudadana y protección de la naturaleza, además de los equipos de rescate e intervención en montaña de Riaza y Navacerrada, así como un helicóptero del servicio aéreo del instituto armado. Un piloto muy experimentado Además, han intervenido dos avionetas de aeródromo de Fuentemilanos, un helicóptero y un avión de Servicio Aéreo de Rescate (SR), personal de Protección Civil de San Ildefonso (Segovia), conocedores del terreno y asiduos colaboradores en este tipo de labores humanitarias, así como voluntarios, familiares y amigos del piloto. El director del aeródromo, Gonzalo Suárez, dijo que el piloto fallecido contaba con una amplia experiencia, dado que acumula más de mil horas de vuelo y es un asiduo de estas pistas, principalmente durante las fiestas y los fines de semana. El vuelo previsto por el fallecido, el viernes pasado, tenía una duración programada de unos 30 minutos, debido a las condiciones climatológicas, y el aparato no podía superar un techo de entre 600 y 700 metros de altitud. La localización del aparato se ha complicado debido a que el velero carecía de balizas de localización, que no son obligatorias, pero sí recomendables para este tipo de aeronaves sin motor, aunque el aeródromo estudia implantar la obligatoriedad. La familia, entre quien se encontraba la esposa del piloto fallecido, ha seguido las labores de rescate desde el aeródromo, donde se han vivido momentos de emoción al conocerse la noticia del hallazgo del cadáver, ya que se ha mantenido hasta el final la esperanza de encontrar con vida al piloto. Rastreo con el teléfono móvil Fuentes familiares indicaron que, casualmente, tenían previsto regalar al piloto una baliza de localización por los Reyes Magos, después de un accidente que sufrió un compañero del ahora fallecido. Además de las patrullas y de los testimonios de vecinos que habían visto el aparato, la Guardia Civil rastreó la señal del teléfono móvil del piloto, al que fueron haciendo llamadas periódicas hasta que dejó de emitir señal, debido a que se pudo haber acabado la batería. El cadáver del piloto estaba en el interior del aparato, estrellado contra el suelo, un velero marca Claser Dirks , de color blanco, de más de cuatro metros de largo y 18 metros de envergadura de ala a ala. El aeródromo segoviano es considerado por los pilotos de vuelo a vela como muy apto, al ofrecer buenas térmicas, ladera y onda de montaña, e incluso es utilizado por escuelas de vuelo alemanas y fue sede del Campeonato Nacional de Vuelo a Vela en el año 2002.

Aparece el cadáver del piloto del planeador desaparecido el viernes
Comentarios