miércoles. 17.08.2022

La familia de V.M.R. denunció formalmente en Valladolid, el 5 de agosto del 2016, que el hombre, entonces de 67 años, llevaba cinco desaparecido, y ahora, once años después, con una larga investigación de las policías nacional española y de Portugal por medio, ha sido hallado en la localidad portuguesa de Vila Nova de Pavia, donde trabaja como pastor. Su hermana ya se ha reunido con él.

Según detalló en un comunicado el Ministerio del Interior, la Policía Nacional junto con la Agregaduría de Interior de Portugal ha localizado a V.M.R. de 73 años, que llevaba desaparecido once años.

Familiares del desaparecido formalizaron en Valladolid la denuncia el 5 de agosto de 2016, detallando que estaban preocupados por la falta de noticias de su familiar desde hacía cinco años y que carecían de medios para poder contactar con él, entonces de 67 años.

Las investigaciones para su localización apuntaron a que pudiera residir en el norte de Portugal, en concreto en las proximidades a la zona fronteriza de Fuentes de Oñoro (Salamanca), y que posiblemente se dedicaba al pastoreo.

La Policía Nacional solicitó la colaboración tanto de la Agregaduría de Interior de Portugal, a fin de que la plantilla correspondiente del país vecino efectuara las gestiones de localización pertinentes, como del CCPA (Centro de Cooperación Policial y Aduanera Hispano-Portugués) de Vilar Formoso-Fuentes de Oñoro.

Y, según las mismas fuentes, gracias a las gestiones practicadas por el CCPA de Vilar Formoso-Fuentes de Oñoro, la Policía portuguesa localizó en «perfecto estado» a V.M.R. en la población portuguesa de Vila Nova de Paiva, lugar donde actualmente ejerce la labor de pastoreo.

Los agentes portugueses se entrevistaron con el desaparecido, que dio su consentimiento para que se informara a su familia de su actual paradero y para que contactaran con él a través del número de teléfono que facilitó a los agentes.

La Policía Nacional informó a la hermana del desaparecido, que fue la que puso la denuncia, del resultado de la investigación y le facilitó los datos para contactar.

La denunciante informó finalmente a los investigadores que se había desplazado a la localidad de Vila Nova de Paiva (Portugal), reuniéndose finalmente con su hermano.

Aparece después de once años de búsqueda trabajando como pastor