domingo. 14.08.2022

El cardenal Ricardo Blázquez despidió ayer en Valladolid 34 años de ministerio episcopal con una homilía en la que ha expresado su pesar por la situación, «al borde de agotamiento», de las órdenes religiosas, contemplativas y apostólicas, debido a la falta de relevo vocacional.

Se trata de comunidades que fueron numerosas durante muchos años y en la actualidad se encuentran «al borde del agotamiento» debido, entre otras razones, a los «condicionamientos del cambio de época que nos afectan vivamente», ha analizado durante su última prédica como arzobispo de Valladolid antes de pasar a la clase de emérito. «Si las vocaciones conocieron hace unos decenios una abundancia extraordinaria, actualmente la penuria también lo es», ha insistido en su análisis antes de aclarar que la causa «no es cuestión de relajación, sino sobre todo de las condiciones de la sociedad, de la fe cristiana y de la Iglesia en nuestras latitudes». Cientos de personas han abarrotado la catedral de la ciudad castellana para acompañar a Blázquez; con 80 años deja su actividad episcopal.

Blázquez se despide de 34 años de ministerio episcopal