martes 24/5/22
                      La cuneta en la que apareció el cadáver de Esther López. NACHO GALLEGO
La cuneta en la que apareció el cadáver de Esther López. NACHO GALLEGO

La Guardia Civil ha intervenido el coche de uno de los amigos que estuvo con Esther López la noche que desapareció en Traspinedo (Valladolid) y cuyo cadáver fue hallado el 5 de febrero en una cuneta a escasos kilómetros de la citada localidad.

El vehículo fue intervenido para un nueva inspección por especialistas de la Guardia Civil para practicar pruebas forenses, según han confirmado las citadas fuentes. Se trata del coche de Óscar, uno de los jóvenes que estuvo con Esther López la noche del 12 enero, cuando desapareció de madrugada.

Tras el hallazgo del cuerpo en una cuneta a las afueras de Traspinedo, en la carretera N-122, la autopsia reveló que Esther López había sufrido graves lesiones en la cadera, por lo que los investigadores trabajaban desde entonces con la hipótesis de que fue atropellada en esa zona.

La joven era buscada desde que sus padres presentaran denuncia después de que no diera señales de vida tras haber estado la noche de su desaparición viendo en un bar del pueblo el partido de la Supercopa entre el Barcelona y el Real Madrid y luego continuara la fiesta con unos amigos en casa de uno de ellos y más tarde en unas bodegas.

Esa era la versión que facilitaron las dos personas con las que estuvo esa noche antes de que se le perdiera el rastro, dos vecinos de Traspinedo, Óscar y Carlos, que viajaron con ella en el coche del primero de regreso a casa y que, según relataron con algunas contradicciones, se detuvo ante el restaurante La Maña.

En el relato, Carlos se apeó del vehículo para ir a su casa y luego Óscar y Esther discutieron porque ella quería seguir de fiesta y él la dejó en las inmediaciones, sin que se volviera a saber nada más de la mujer durante veinticuatro días.

Las investigaciones desde entonces se centraron en ambos vecinos y también en un tercer investigado, Ramón G, pesquisas a las que la Guardia Civil, además de rastrear el municipio mediante batidas en las que participaron cientos de voluntarios, sumó la toma de muestras de la vivienda del tercero y de los vehículos de éste y de Óscar, sin resultado positivo, junto con la investigación de los teléfonos de todos ellos y de la víctima.

El único de los investigados que permaneció privado de libertad fue Ramón G, cuya detención hubo de prorrogarse durante otras 72 horas aunque finalmente la titular del Juzgado de Instrucción número 5 le dejó en libertad provisional ante la falta de pruebas que atestiguaran su implicación en los hechos, aunque fuentes de la investigación sostienen que en su caso las pesquisas policiales apuntaban a un posible delito de encubrimiento.

El martes, la Audiencia de Valladolid acordó mantener la prohibición de salir de España para Ramón. En su resolución recordaba la posibilidad de que viajara a Cuba, «lo que justifica plenamente la medida adoptada».

Buscan ADN de Esther López en el coche de un amigo