jueves. 09.02.2023

El consejero de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Jesús Julio Carnero, aseguró que «en absoluto» teme por el futuro del Gobierno regional de coalición de la Comunidad Autónoma tras las discrepancias manifestadas entre PP y Vox en la última semana a raíz del nuevo protocolo primero anunciado y luego desmentido para la interrupción voluntaria del embarazo.

Agregó que los integrantes del Ejecutivo autonómico siguen trabajando «al servicio de los castellanos y leoneses» como ha hecho él mismo ayer al entregar seis vehículos al parque de maquinaria de la Diputación de Zamora «con total y absoluta normalidad», declaró.

Respecto a la polémica que se ha generado a raíz del anuncio de ese protocolo en el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León la pasada semana, Carnero consideró que el consejero portavoz, Carlos Fernández Carriedo, dio este jueves «suficientes explicaciones, convincentes y lógicas».

Por ello, se remitió a las palabras de Fernández Carriedo, que fue «totalmente diáfano», y a las del presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, para no ahondar sobre esa polémica.

Sí se pronunció en cambio sobre el requerimiento realizado por el Gobierno de España a la Junta de Castilla y León a raíz del protocolo anunciado para señalar que el Ejecutivo de la nación y su presidente, Pedro Sánchez, quedaron «desenmascarados» de lo que pretendían.

«Estaban en la mentira como en tantos otros temas», manifestó para citar cuestiones como los indultos, la reforma del Código Penal en relación a los delitos de sedición y malversación o Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual.

Sobre las medidas del Gobierno regional de «apoyo a la natalidad» también se refirió a la diputada nacional del PP y enfermera Elvira Velasco, que advirtió de que los protocolos únicamente son los avalados por las sociedades profesionales «en función de la evidencia científica» y no se ha trasladado ninguno nuevo a los médicos porque no existe.

Elvira Velasco indicó que como sanitaria y como militante del Partido Popular no comparte lo manifestado por el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, en relación al nuevo protocolo de interrupción voluntaria del embarazo porque ha sido «una auténtica barbaridad».

A su juicio, el asunto quedó aclarado por el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que es quien tiene la responsabilidad de dirigir el Gobierno autonómico, expuso su posición al respecto y su palabra está «por encima de cualquier opinión o cualquier declaración que ha hecho cualquier miembro del Gobierno» autonómico.

Carnero asegura que «en absoluto» está en duda el futuro del gobierno de coalición
Comentarios