viernes. 27.01.2023
Según la DGT, en el 2003, se ha registrado un incremento del 5,3% en los heridos graves

Las carreteras de la comunidad se cobraron la vida de 415 personas

Castilla y León junto con Cantabria son las regiones en las que más bajaron los accidentes de tráfico
Imagen de uno de los accidentes que se produjo a lo largo del pasado año en las carreteras leonesas
Castilla y León registró 415 fallecidos en accidentes de tráfico a lo largo de 2003, lo que supone un descenso de 76 víctimas mortales con respecto al año anterior, aunque es la tercera comunidad en cuanto al número de personas que perdieron la vida en estos siniestros, por detrás de Andalucía y Cataluña. En todo el territorio nacional, más de cuatro mil personas perdieron la vida en los casi 3.500 accidentes con víctimas mortales registrados en las carreteras interurbanas durante el año pasado, según el balance de 2003 dado a conocer ayer por la Dirección General de Tráfico (DGT). Estas cifras suponen ligerísimos aumentos, de una y tres décimas, respecto a las de 2002, año que se caracterizó por un descenso en todos los indicadores de siniestralidad vial. En concreto, el número de fallecidos fue de 4.032 personas, seis más que el año anterior. En cambio, los 3.446 accidentes con víctimas contabilizados -doce más que en 2002- dejaron 2.061 heridos graves y 1.967 leves, un 5,3 y 2,6 por ciento más, respectivamente, que en los doce meses precedentes. Los datos de la DGT sí mantienen el descenso continuado que viene registrando la cifra de muertos en relación con el parque automovilístico en los últimos catorce años (exceptuando un ligero repunte en 1998). Así, durante 2003 dejaron su vida en las carreteras 155 personas por cada millón de vehículos, seis menos que el año anterior y dieciséis menos respecto a 2001. Las más siniestras Por comunidades autónomas, las carreteras de Andalucía (662 muertos), Cataluña (513), Castilla y León (415), Comunidad Valenciana (401) y Galicia (338) fueron las que más víctimas mortales registraron el año pasado, repitiendo los mismos puestos que en 2002. En el extremo opuesto, los viales de Cantabria (44 fallecidos), La Rioja (45) y Navarra (70) fueron los menos luctuosos. En relación con 2002, destacan el descenso de víctimas mortales en los accidentes de Castilla y León (76 menos), Cataluña (42) y Galicia (15). En cambio, las carreteras aragonesas registraron 39 muertes más que el año anterior, mientras que el número de víctimas también aumentó significativamente en Andalucía (30 más), Asturias y Castilla-La Mancha (24 más cada una).

Las carreteras de la comunidad se cobraron la vida de 415 personas
Comentarios