domingo 16/1/22

El consejero de Economía y Hacienda de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, se ha mostrado preocupado este lunes por la alta inflación, tras conocerse el dato adelantado nacional de noviembre del 5,6%, que tendrá impacto tanto en los márgenes empresariales, como en el sector primario y la capacidad adquisitiva de los trabajadores y ciudadanos en general.

En rueda de prensa para dar a conocer este lunes los datos de la contabilidad regional del tercer trimestre, el consejero ha observado que la inflación es "un impuesto que grava el ahorro y dificulta la vida" en general.

Las previsiones son que los sueldos de los funcionarios, por ejemplo, suban el dos por ciento en el 2022, cuando con el dato de la inflación conocido hoy, que es el que se utiliza para la revalorización de las pensiones, es del 5,6 por ciento.

Carriedo ha incidido en que aunque la Junta ha hecho un esfuerzo para reconocer la carrera profesional a principio de años, la inflación va a lastrar esa mejora de la capacidad adquisitiva.

En cuanto al crecimiento económico previsto para el 2022, del 4,9 por ciento, el consejero ha sostenido que ya hicieron una previsión muy prudente, que incluso algunos tildaron de "timorata", por lo que no es precisa su modificación.

Carriedo: la inflación es un impuesto que grava el ahorro y dificulta la vida