domingo. 27.11.2022
tragaperras
Una persona juega a la máquina tragaperras en un bar. DL

Las máquinas tipo B, popularmente conocidas como 'tragaperras', están perdiendo presencia en los establecimientos de hostelería en España, si bien en Castilla y León es de las autonomías con una mayor implantación, mientras que aumentan las ubicadas en salones de juego y bingos, en los que, además, se instalan máquinas multipuesto.

Así se desprende de los datos recogidos en el 'Anuario del juego en España 2019' del Consejo Empresarial del Juego (Cejuego), editado en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid, a través de su Instituto de Política y Gobernanza (IPOLGOB), y dirigido por José Antonio Gómez Yáñez, profesor de Sociología en dicha institución.

Según este estudio, las 'tragaperras' constituyen la oferta de juegos de azar en los salones y en los locales dedicados a la hostelería. Por su parte, los bingos incluyen cada vez más las máquinas tipo 'B' en su gama de juegos, sobre todo en su variedad de vídeobingos.

Las conocidas como 'tragaperras' son, según el Real Decreto 2010/98, las que, a cambio de un precio por partida, conceden un tiempo para jugar y, de acuerdo con un programa probabilístico, un eventual premio en metálico. El programa se configura a partir de un ciclo de partidas no como una operación aleatoria en cada partida, que es el sistema de las máquinas 'C', propias de los casinos, detalla el Anuario del Juego.

Doscientas mil máquinas en España

Los aspectos de las máquinas 'B' son regulados por la administración autonómica. De este modo, según los datos de las comunidades, en España hay un total de 200.654 máquinas instaladas, el 78,9% de ellas en bares y cafeterías (158.247), el 19,3% en salones de juego (38.799), y el 1,8% en bingos (3.608).

En este contexto, en 2018 se ha constatado una tendencia al descenso en hostelería mientras crecen las ubicadas en salones y bingos, en los que, además, se instalan máquinas multipuesto. Así, las máquinas de bares y restaurantes han descendido un 0,2% respecto a 2017, mientras que las de los salones de juego han crecido un 3,8% y las ubicadas en bingos casi un 4,9%.

Desde 2013, el número de máquinas se sitúa por debajo de 200.000, aunque ha habido una leve recuperación desde 2015 centrada en los salones de juego. En el año 1985 las 'tragaperras' alcanzaban las 323.000 máquinas.

Castilla y León, una de las autonomías con mayor implantación de tragaperras
Comentarios