jueves 19/5/22

La Comunidad posee 64 muladares (estercoleros) autorizados que se distribuyen por las nueve provincias y en los que se encuentra autorizado el aporte de 1.391.316 kilogramos de biomasa cada año, con 571 explotaciones ganaderas autorizadas a estas aportaciones de subproductos animales no destinados a consumo humano.

Con ello, como destacan fuentes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, se trata de la Comunidad con más comederos autorizados del país. Los necrófagos, recuerda la Consejería, satisfacen sus necesidades nutricionales mediante el consumo de cadáveres de animales, lo que les hace ser «pieza fundamental en las cadenas tróficas». Estas especies que se alimentan con determinados subproductos animales no destinados al consumo humano (Sandach) son las consideradas especies necrófagas de interés comunitario entre las que destacan el buitre leonado y negro, alimoche, quebrantahuesos, águila imperial ibérica, águila real, milano real, milano negro, lobo y oso pardo.

Además de los propios muladares autorizados, las explotaciones ganaderas de ganado en extensivo que se encuentren dentro de las Zonas de Protección para la Alimentación de Especies Necrófagas también pueden dejar los cadáveres en el campo para la alimentación de especies necrófagas para lo cual deben solicitar autorización previa.

En la Comunidad, en los últimos ocho años, se han presentado 3.024 solicitudes, habiéndose autorizado a 2.285 de ellas. Entre las denegadas, más del 75% lo fueron por incumplimiento de las condiciones sanitarias o zootécnicas establecidas. Para el periodo 2013-2020, se autorizó el uso de 1.902.000 kilogramos de determinados subproductos animales para la alimentación de especies necrófagas de interés comunitario en las zonas delimitadas. Las autorizaciones son anuales y tienen carácter indefinido salvo incumplimiento de las condiciones sanitarias.

La Comunidad lidera con 64 el número de muladares para alimentar necrófagos
Comentarios