jueves 13/8/20

La Comunidad sufrirá menos la crisis por su bajo nivel de productividad

La automoción y la industria agroalimentaria ayudarán a que la caída sea menos brusca
Imagen del macizo de Mampodre en el Parque Regional de Picos de Europa. ARCHIVO
Imagen del macizo de Mampodre en el Parque Regional de Picos de Europa. ARCHIVO

Castilla y León es una de las comunidades autónomas que se verá menos afectada por la crisis económica originada por la pandemia del coronavirus si bien el PIB regional caerá este año en torno al 8,8 por ciento, según el informe de Funcas sobre el ‘Impacto de la crisis del Covid-19 en las comunidades autónomas’ que sitúa la media para España en el -9,5 por ciento.

Este informe sitúa a Castilla y León entre las regiones más aventajadas por su estructura productiva donde destaca en concreto la «importante» presencia del sector automovilístico y el «fuerte peso» de la industria alimentaria, «que es de las menos afectadas», y del sector público. «Paradójicamente, cuanto más débil sea su estructura productiva, menor será el impacto de la crisis, siempre y cuando el turismo no represente una actividad predominante», explica Funcas en este informe en el que considera que los territorios menos perjudicados serán los que tienen un «peso elevado» de las administraciones públicas, «lo que, generalmente, no implica un excesivo dimensionamiento de dicho sector, sino, más bien, un tejido productivo relativamente escaso en el resto de actividades».

En concreto, el informe de Funcas señala a Baleares y Canarias como las regiones más perjudicadas por efecto del Covid-19, por ser las más orientadas hacia el sector turístico, junto a Cataluña y Madrid, todas ellas con un -11,3 por ciento, con Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja, como las menos afectadas con ese -8,8 por ciento, donde se sitúa también Andalucía que logra recuperar parte del terreno perdido por el peso de la industria agroalimentaria. También augura que se verán menos perjudicadas las regiones con una industria de menor contenido tecnológico o menos orientada a las exportaciones, donde cita en concreto a Ceuta, Melilla, Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía.

En el resto de autonomías (Aragón, Asturias, Cantabria, Valencia, Galicia, Murcia, Navarra y País Vasco), la evolución del PIB estaría en línea con la media nacional al caer un 9,6 por ciento ya que se encuentran en una posición intermedia en cuanto a su estructura productiva. De cara a 2021, Funcas apunta a un «panorama diferente», ya que la recuperación será más intensa en los servicios más afectados por la crisis este año, «lo que favorecerá especialmente a Baleares y Canarias».

También espera que las comunidades con más capacidad de respuesta a un entorno cambiante tendrán mejores resultados a largo plazo por lo que serán «clave» políticas de apoyo a sectores vulnerables,» con mayor atención en algunos de los pilares de la economía española como el turismo y la industria del automóvil, y medidas de fortalecimiento del tejido productivo».

«Todo apunta, por tanto, a la importancia de las políticas de apoyo selectivo a sectores vulnerables, y a medidas transversales de fortalecimiento del tejido productivo», precisa Funcas que defiende que la respuesta de la política económica no debe ser tanto territorial sino sectorial.

La Comunidad sufrirá menos la crisis por su bajo nivel de productividad