miércoles 18/5/22

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, consideró ayer que «frente a un Sánchez ausente», las comunidades autónomas tienen que dar «un paso adelante» y que los presidentes autonómicos, «independientemente de su color político», han hecho en los últimos meses mucho más por España que Pedro Sánchez.

En el desayuno informativo de Nueva Economía Fórum, el presidente de CyL afirmó que su Gobierno quiere ser «un dique de contención a las políticas del sanchismo».

En presencia también del presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y los expresidentes de la comunidad Juan José Lucas y Jesús Posada, entre otros, Mañueco aseguró que su «intención, desde luego, es agotar la legislatura».

Sobre la financiación autonómica indicó que «claramente tiene que consistir en que todas las personas, vivan donde vivan, reciban la misma prestación de servicios públicos» y que «hay que tener en cuenta no sólo la población sino también otros elementos como el envejecimiento, la dispersión geográfica o la baja densidad».

Dijo además que la reunión de ocho comunidades en Galicia el próximo día 23 para abordar este asunto «no es un frente contra nadie» sino la continuidad de un trabajo de «mucho tiempo en defensa de intereses comunes».

EL HUESO DE LA DESCENTRALIZACIÓN

Respecto a la iniciativa del Gobierno de descentralizar sedes de instituciones fuera de Madrid, Mañueco comentó que le parecía más «un globo sonda que una propuesta seria» y que «no puede plantearse como una lucha entre comunidades» y sí «desde el respeto a una comunidad hermana como es Madrid y a la capital de España».

Defendió que «hay que hacer una previsión sin frivolidad, con discreción y entre todas las fuerzas políticas» y que «la descentralización no puede servir para que aquellos territorios que perdemos población sigamos perdiendo población».

Mañueco dijo también que las comunidades han «soportado de manera satisfactoria la lucha contra la Covid, en algunos casos con la incomprensión y con la ausencia del Gobierno de España» y pidió al Gobierno que «ejerza el liderazgo que le corresponde y tome una decisión respecto del pasaporte covid» y su uso.

A su juicio, Castilla y León está «bien posicionada después de la pandemia para afrontar la recuperación económica», con indicadores positivos en empleo, con cerca de un millón de ocupados; 11 acuerdos en la legislatura con empresarios y sindicatos; y una fiscalidad «moderada e inteligente».

Ahora «la esperanza —apuntó— viene de Europa», con los fondos de la UE, aunque «el reparto del dinero ha sido más bien opaco, con nula participación de las comunidades y encorsetado», ya que viene dado en qué hay que invertir cada partida, denunció.

«Las comunidades han hecho más por España que Pedro Sánchez»