viernes 27/5/22

El nuevo Gobierno de Castilla y León trabajará en 2022 con los presupuestos prorrogados del 2021 y comenzará a trabajar para que el presupuesto del 2023 sea «una realidad a partir del verano», según anticipó ayer el presidente de la Junta.

Mañueco defendió como «lógico» esperar al ejercicio de 2023 para aprobar unas nuevas cuentas y citó las «circunstancias económicas cambiantes» que hacen que «lo más sensato sea una política conservadora», para ver cómo evolucionan ingresos y gastos, el modelo de financiación autonómica y las perspectivas de recaudación. Garantizó que el que el hecho de que la Comunidad siga con los presupuestos prorrogados del 2021 no impide acceder a los fondos europeos de recuperación.

Unas cuentas prorrogadas