viernes. 09.12.2022

CyL busca una «cultura de equilibrio»: más hombres cuidadores y más jefas

Ibáñez quiere implantar un ecosistema familiar que favorezca la corresponsabilidad
El consejero de Presidencia, Ángel Ibáñez. NACHO GALLEGO

La Junta de Castilla y León se ha propuesto, a través del I Plan de Igualdad entre empleados y empleadas de la Administración pactado con los sindicatos, implantar una «cultura del equilibrio» y un «ecosistema familiar» que favorezca la corresponsabilidad en los cuidados de menores y otros familiares dependientes, en el sentido de que más hombres asuman ese rol y también que más mujeres accedan a puestos de responsabilidad.

El dato actual del reparto entre mujeres y hombres a la hora de pedir excedencias por estos motivos está «aún lejos» de ser el ideal en términos de igualdad, ya que 9 de cada 10 solicitantes son mujeres, según ha reconocido el consejero de la Presidencia de la Junta, Ángel Ibáñez, en la rueda de prensa de presentación de este documento, que incluye también como pilar la búsqueda en seis meses de un diagnóstico sobre la brecha salarial existente.

Ibáñez ha destacado que este documento es el primero de estas características en una comunidad autónoma, ya que lo que hace es desarrollar la última normativa estatal en este ámbito y también materializar las conversaciones que se arrastraban en Castilla y León desde 2016.

Garantizar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, la promoción profesional, y el fortalecimiento y el desarrollo de la igualdad de trato y de oportunidades son algunos de los principales ejes de este plan, que interpela a los cerca de 86.000 empleados públicos de Castilla y León, de los que el 71,8 por ciento son mujeres y el 28,2 por ciento son hombres.

Pese a esta diferencia de representación, la directora general de Función Pública, Paloma Rivero, ha defendido que la infrarepresentación de la mujer en puestos directivos no está tanto en los ámbitos superiores, donde según ella en los últimos años se han introducido variables que deparan «casi un equilibrio», sino en la escala de jefes de servicio, donde la diferencia es mayor.

Al respecto, Rivero ha considerado importante que las «decisiones personales» de las familias «no tengan que decantarse por que sólo sea la mujer la que opte» por ejercer los cuidados familiares, sino que las propias empleadas públicas vayan «adelante» e interioricen que son «capaces de hacerlo», en referencia al desempeño de algún puesto de mayor responsabilidad laboral.

En este sentido, ha explicado que uno de los objetivos a corto plazo del plan es «identificar el porqué» de la mayoritaria opción de las familias por que sean las mujeres las que renuncien a su promoción laboral para asumir el cuidado familiar, especialmente en aquellos casos en los que hombre y mujer son empleados de la misma Administración pública.

BRECHA SALARIAL

Sobre la auditoría de la brecha salarial existente en la Administración de Castilla y León, la directora general ha destacado que el problema no está en que exista una diferencia real entre un hombre y una mujer que desempeñan el mismo puesto, ya que en esto caso la normativa garantiza el mismo sueldo base, pero sí ha reconocido que la diferencia surge por las distintas circunstancias familiares.

CyL busca una «cultura de equilibrio»: más hombres cuidadores y más jefas
Comentarios