lunes. 28.11.2022

La Guardia Civil detuvo ayer en la provincia de Burgos a dos presuntos cazadores furtivos a los que considera autores de la muerte de un gato montés, encontrado oculto y de, al menos, dos corzos, cuyas cabezas también habían escondido. Una tercera persona está siendo investigada por tenencia ilícita de armas en el marco de la Operación ‘Red dot Arlanza’.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) tuvo sospechas de que varias personas vecinas de la comarca del Arlanza podrían estar llevando a cabo graves y sistemáticas prácticas furtivas en la zona. La presencia de cuerpos descabezados y la información recabada gracias a la colaboración ciudadana y al impulso de los servicios preventivos, permitió centrar las sospechas sobre un determinado tipo de vehículo.

Se trataba de un todoterreno que se desplazaba por caminos y carreteras secundarias, peinando los parajes de la comarca burgalesa en busca de trofeos de cérvidos para un posible mercado negro.

Agentes del Seprona interceptaron un vehículo que circulaba por un camino en el que viajaban dos personas que vestían con ropa de caza y que fueron identificadas.

Los ocupantes del vehículo no explicaron satisfactoriamente el motivo de encontrarse en ese lugar, entraban en contradicciones y mostraban un inusual nerviosismo, que se acrecentó al localizar un cartucho de caza en la ropa.

Los agentes rastrearon el paraje y encontraron dos cabezas de corzo (Capreolus capreolus) ocultas entre las ramas de un enebro y en un arroyo el cadáver de un gato montés (Felis silvestris), especie protegida para la caza, al que habían extraído la cola.

Detenidos in fraganti dos furtivos con un gato montés y dos corzos muertos
Comentarios