jueves 04.06.2020

La deuda pública se contiene y se coloca en el 20,8% del PIB

La autonomía debe ahora 12.473 M€, poco más de los 12.360 de 2018
Entrada a la sede de la Junta de Castilla y León.
Entrada a la sede de la Junta de Castilla y León.

La deuda del conjunto de las administraciones públicas cerró 2019 en 1,189 billones de euros, por lo que aumentó en términos absolutos un 1,3 por ciento respecto a diciembre de 2018, con unos 16.000 millones de euros más, si bien se situó en el 95,5 por ciento del PIB, 2,1 puntos menos que el 97,6 por ciento del año anterior y registrando la cifra más baja desde 2012, según los datos publicados ayer por el Banco de España.

La deuda de las comunidades autónomas creció hasta los 295.000 millones de euros en diciembre de 2019, equivalente al 23,7 por ciento del PIB, con un alza interanual del 0,6 por ciento. En el caso de Castilla y León la deuda asciende a los 12.473 millones de euros (12.360 en diciembre de 2018), el 20,8 por ciento del PIB (21,3 por ciento en diciembre de 2018).

De esta forma, la ratio de deuda pública según el Procedimiento de Déficit Excesivo (PDE) cumplió el objetivo que había trasladado el Gobierno a Bruselas en octubre, al haber quedado cuatro décimas por debajo de la meta del Ejecutivo (95,9 por ciento).

En términos absolutos, la deuda pública registró un repunte del 1,3 por ciento, al escalar unos 16.000 millones, pues pasó de los 1,173 billones de euros de 2018 a los 1,189 billones de euros en 2019. En términos de ratio de deuda pública sobre PIB, el 95,5% registrado supone una reducción de 2,1 puntos sobre el cierre de 2018 y la cifra más baja desde 2012. La bajada de la ratio se ha producido a pesar del incremento del déficit público, que escaló del 2,5% al 2,7%, su primer alza desde el año 2012.

Según el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, la disminución ha sido posible gracias al importante descenso de la emisión neta del Tesoro, que el año pasado se situó por debajo de los 20.000 millones de euros, la menor cifra desde 2007, así como a la «confianza de los inversores en la economía española», que se está traduciendo en una reducción «sostenida» de la prima de riesgo, y a la gestión «más eficiente» de la tesorería de las administraciones.

El Banco de España explicó que el dato de deuda mensual se ha revisado en el periodo más reciente como consecuencia de la incorporación de los cambios habituales que se han producido en las fuentes estadísticas, al tiempo que se ha incluido el efecto de la reclasificación de algunas unidades.

Por administraciones, a nivel interanual la deuda solo bajó en términos absolutos en las corporaciones locales, mientras que se incrementó en el Estado, las comunidades autónomas y especialmente en la Seguridad Social.

La deuda pública se contiene y se coloca en el 20,8% del PIB