martes. 05.07.2022

El Diálogo Social, un movimiento que resiste crisis políticas y económicas

Los sindicatos piden renovar la Estrategia Integrada de Empleo y más rentas garantizadas
Banderas y escudo en al sede de la Junta de Castilla y León.

El Diálogo Social cumple tres décadas de vida en la Comunidad a prueba de cataclismos políticos, sociales y económicos, lo que da idea de una pujanza y cohesión que constatan los sindicatos CC OO y UGT y los grupos parlamentarios en las Cortes de Castilla y León.

«En treinta años ha pasado por muchas fases: crisis, cambios de gobierno tanto en la comunidad autónoma como en España, y el Diálogo Social ha permanecido en una posición indiscutible y muy sólida», reflexiona el secretario regional de CC OO, Vicente Andrés.

Ha superado, además, una crisis económicas de varios años, destaca Andrés. Incluso en alguna épocas este movimiento «convivió con huelgas generales: ha resistido a todos los secretarios generales de los sindicatos, presidentes de la patronal y de los diferentes gobiernos autonómicos», algunos en coalición, desde Juan Posada (1989-1991), hasta Juan José Lucas (1991-2001) y Juan Vicente Herrera (2001-2019), agrega.

El último en llegar ha sido Alfonso Fernández Mañueco (en 2019), quien el 3 de febrero firmó con los sindicatos y patronal los dos últimos acuerdos: el Plan Anual de Políticas de Empleo y el compromiso de actualización de la ley de Violencia de Género, después de diez años de su promulgación, así como de los reglamentos y programas dirigidos a las víctimas en Castilla y León.

El Diálogo Social «se ha adaptado a cada momento para proteger a la ciudadanía más vulnerable y los derechos de los trabajadores» y está «muy arraigado, a prueba de dificultades» para contribuir con ello a la construcción de la comunidad autónoma, explica el líder autonómico de CC OO.

Vicente Andrés pone como ejemplos la implantación en 1990 (Juan Posada) del Ingreso Mínimo de Inserción (IMI), antecedente de la actual Renta Garantizada de Ciudadanía, y la puesta en marcha durante 1993 (Juan José Lucas) de la Agencia de Desarrollo Económico (ADE), precursora del Instituto de Competitividad Empresarial (ICE), así como la creación en 2001 (Juan Vicente Herrera) del Consejo del Diálogo Social, de su reconocimiento en 2007 como seña de identidad de Castilla y León dentro del Estatuto de Autonomía y de la aprobación en 2008 de la primera Ley de Diálogo Social en España.

Para el secretario regional de la UGT, Faustino Temprano, «es un ejemplo a nivel nacional e internacional porque afronta las necesidades de los ciudadanos y las nuevas necesidades de empleo», mediante la búsqueda de acuerdos y consensos «pensando sólo en las personas», subrayado.

En el caso de los acuerdos en vigor, Temprano apuesta por la renovación de la segunda Estrategia Integrada de Empleo y una mayor cobertura legal y ampliación del número de colectividades con derecho a la renta Garantizada de Ciudadanía, además de un aumento del presupuesto en Educación y de la puesta en marcha de medidas adaptadas a la población emigrante llegada a la autonomía.

El Diálogo Social, un movimiento que resiste crisis políticas y económicas