domingo 15.09.2019

España es la segunda masa forestal de Europa pero no la rentabiliza

Los bosques capturan carbono, regulan el agua, combaten la erosión y mejoran el aire .
España es la segunda masa forestal de Europa pero no la rentabiliza

raúl casado | madrid

La masa forestal española es, tras la de Suecia, la más grande e importante de toda Europa, y una fuente de riqueza y de empleos, pero también de servicios ecológicos y sociales que son difícilmente evaluables y cuantificables.

Porque esos bosques capturan carbono, contribuyen a la regulación hídrica, a combatir la erosión del suelo, a mejorar la calidad del aire y a conservar la diversidad biológica española, que es la más rica y variada de Europa.

Y aunque los productos y servicios que presta el monte son muchos (turismo, resinas, trufas, setas, etc), sólo el de la madera genera unos 90.000 empleos directos. Por otra parte, la cantidad de madera que cada año se extrae de los bosques llenaría dos veces un estadio como el Santiago Bernabéu.

Hacerlo de una forma ordenada y regulada no sólo es rentable económicamente, sino que también lo es desde el punto de vista social o medioambiental, porque una adecuada gestión forestal contribuye, además de a sostener un potente sector industrial como el de la madera, a prevenir también los incendios forestales o a controlar las plagas.

Nada tiene que ver un correcto aprovechamiento forestal y una ordenada extracción de madera de los bosques con la denostada «deforestación», y los expertos señalan como ejemplo que los lugares donde esos aprovechamientos están más arraigados desde hace varios siglos (Valsaín o El Espinar, en Segovia) son también ejemplo de conservación, de uso racional y de compatibilidad entre intereses económicos y protección medioambiental.

En España prácticamente toda la madera que se extrae del bosque —sobre todo la que procede de montes públicos— pasa por un proceso de subasta que genera cada año un volumen de negocio que ronda los 100 millones de euros.

Según datos de «Maderea», una plataforma dedicada a fomentar el mercado de la madera nacional y a centralizar la información sobre los centenares de subastas que cada año se realizan en España, el pasado año se licitaron casi tres millones de metros cúbicos de madera en un total de las 706 subastas que se realizaron.

Entre otros objetivos, el plan pretende incrementar el número de empleos relacionados con la actividad forestal, mejorar las condiciones de vida de los habitantes del medio rural que están vinculados a ese sector y aumentar también el número de explotaciones forestales «ordenadas y gestionadas», que son las que más riqueza generan.

España es la segunda masa forestal de Europa pero no la rentabiliza