lunes. 28.11.2022
Luis Tudanca hace un gesto a un procurador socialista durante el último pleno de las Cortes de Castilla y León. R. GARCÍA

Tudanca tiene cuatro días y doce horas para intentar convencer a Ciudadanos o a alguno de sus procuradores de que le apoyen en la moción de censura del lunes 22 de marzo contra Igea y Mañueco con la que el líder autonómico socialista quiere forzar un cambio de gobierno en la comunidad autónoma y tomar las riendas de la Junta, que las matemáticas parlamentarias le negaron pese a que ganó las elecciones.

Y no lo descarta. Los socialistas aún confían en que el enfrentamiento existente entre el PP y Cs a nivel nacional, a raíz de lo ocurrido en Murcia y Madrid, puedan modificar el planteamiento inicial del partido naranja. No importa que el no a la moción de censura en Castilla y León lo hayan ratificado en la Ejecutiva Nacional su líder nacional, Inés Arrimadas, y a nivel autonómico por la coordinadora, la leonesa Gemma Villarroel.

Tudanca anunció ayer que no tira la toalla. Y que luchará «hasta el último minuto» para trata de convencer a los procuradores de Ciudadanos para que apoyen la moción de censura que se debatirá el próximo lunes y se votará ese mismo día por la tarde —todo en un mismo día porque el rey Felipe VI viaja a la Comunidad el martes para visitar Renault— porque, dijo, el cambio es la única forma de «dignificar» las instituciones de Castilla y León.

Tudanca, que se reunió ayer con alcaldes del PSOE en Soria, declaró a los periodistas que el PP demuestra cada día el daño que le hace a la Comunidad, «manchado de corrupción y sin proyecto ni de presente ni de futuro».

«No quiero que lo decidan en Madrid sin siquiera tener la voz de Castilla y León», avisó el líder del PSOE en la Comunidad, quien ha recordado que en 2019 Ciudadanos, liderado por Albert Rivera, no dejó siquiera escuchar las propuestas del PSOE. «Espero que no vuelva a pasar y al menos tengan la decencia de dar la cara y explicar a quién se deben», ha asegurado.

Tudanca ha reclamado especialmente a los procuradores de Ciudadanos que piensen sólo en la Comunidad y en la gran oportunidad de aprovechar el último tren que va a pasar, que es el de los fondos europeos, y que será imposible, a su juicio, con «el señor Mañueco e Igea al frente, porque están dispuestos a renunciar a cualquier principio ético para mantenerse».

El secretario general del PSOE ha asegurado que se niega a aceptar que la corrupción en la comunidad «tenga premio y que los que mercadean con las instituciones al final ganen.

Por eso, dijo, el PSOE hará todo lo que esté en su mano, «hasta el último minuto» en que se vote esta moción de censura para convencer a los procuradores honrados, que sé que hay, para que apuesten por el cambio en Castilla y León».

Tudanca ha asegurado que los españoles asisten indignados al espectáculo en la política nacional por parte de algunos que se están dedicando «sin pudor a comprar y vender voluntades, a ofrecer cargos, sueldos, coches oficiales».

Tudanca ha subrayado que la necesidad de cambiar la sanidad es una de las razones de la moción de censura presentada.

«Hay que echar de las instituciones a un PP que hace unos años compraba diputados, pero al menos lo negaba. Y hoy lo hacen con luz y taquígrafos, con todo el descaro, con el fin de mantenerse en el poder», ha recalcado.

Tudanca ha confirmado que habrá debate sobre la moción de censura, porque los ciudadanos tienen derecho a saber que hay alternativa en la Comunidad

«Hay muchos en Ciudadanos en Castilla y León que llevan mucho tiempo trabajando para el PP. Y eso no es lo que quieren los castellanos y leoneses y ni siquiera los que le votaron a ellos», ha asegurado.

Tudanca ha descartado hablar de reparto de cargos para conseguir el apoyo de Ciudadanos y sí de recuperar la paz social «cuando más la necesitamos».

«Nosotros no queremos comprar y vender voluntades. No somos iguales. Por eso esta lucha es desigual pero ya fue desigual en 2019 y ganamos las elecciones de forma clara y rotunda. Y mi voluntad es que este clamor social se traduzca en un gobierno que necesitan los castellanos y leoneses», ha recalcado.

La previsión es que el debate de la moción de censura arranque temprano el lunes, previsiblemente a las nueve de la mañana, con la intervención de uno de los procuradores socialistas firmantes de la moción de censura, en principio la soriana Virginia Barcones o la zamorana Ana Sánchez, mujeres de confianza del aspirante a la Presidencia de la Junta, Luis Tudanca, quien intervendrá después sin límite de tiempo.

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, como el presidente, Alfonso Fernández Mañueco, darán por ese orden réplica. Será Igea quien fije posición ante Barcones o Sánchez y Mañueco se medirá con Tudanca.

El debate entre los grupos parlamentarios comenzará por la tarde, con las intervenciones de los grupos parlamentarios, con media hora para cada uno de ellos, que en el caso del Grupo Mixto se repartirán los cuatro partidos que lo integran: Podemos, UPL, Por Ávila y Vox.

Las Cortes de Castilla y León están conformadas por 81 procuradores: 35 del Grupo Socialista, 29 del Popular, 12 de Ciudadanos, 2 de Podemos, 1 de la UPL, 1 de Vox (1) y 1 de Por Ávila, por lo que la mayoría absoluta está fijada en 41 escaños. Hasta el último momento se mantendrá la tensión, algo parecido a lo que ya vivieron el día de la investidura de Mañueco, dado lo ajustada de la votación.

Uno de los procuradores de Ciudadanos, el burgalés José Ignacio Delgado, está ingresado en el Hospital Universitario de Burgos tras infectarse de covid, aunque fuentes parlamentarias han explicado que para esta sesión se va a habilitar el voto telemático, lo que puede asegurar que para el lunes se registren los 81 votos.

No obstante, en lo que va de legislatura y dada la práctica igualdad entre las mayorías, si falta algún procurador los grupos parlamentarios tienen un acuerdo para evitar se modifique la mayoría existente.

Lo que espera el lunes a sus señorías
Comentarios